Wuhan hará un test a sus 11 M de habitantes por el miedo a una segunda ola de covid-19

Seis nuevos casos de contagio local han valido para que en la ciudad china de Wuhan, epicentro del origen de la pandemia del coronavirus, cunda el pánico ante la posibilidad de una nueva ola de transmisión del coronavirus. Los infectados, que se han registrado del 10 al 11 de mayo, son personas que ya estaban en cuarentena clasificadas como asintomáticas antes de realizarles la prueba que ha dado positiva.

Son los primeros seis contagios después de que la ciudad levantará el cierre el pasado 8 de abril y, como consecuencia, para evitar que se vuelva a propagar el covid-19 entre toda la población, el Gobierno chino ha ordenado hacer un test a los más 11 millones de habitantes que tiene la ciudad.

Europa Press

Las autoridades han pedido a todos los distritos de Wuhan que presenten un plan que establezca cómo se preparan para realizar las pruebas a todos los habitantes de su zona de competencia en los próximos 10 días. Se tendrán que priorizar los test a los grupos vulnerables y a las zonas residenciales, según expresa el comunicado enviado por el departamento antivírico de Wuhan que ha trascendido en medios locales chinos.

A pesar de que la ciudad ha vuelto con cautela a la vida normal tras el levantamiento de restricciones en abril, este ambicioso plan para evaluar a los millones de ciudadanos en cuestión de días muestra el visible miedo que tiene China a un posible resurgimiento del virus.

Las autoridades han pedido a todos los distritos de Wuhan que presenten un plan para realizar las pruebas a todos los habitantes en 10 días

Dirigentes como Donald Trump o Scott Morrison, además de la opinión pública, tienen la mirada fijada en este territorio dividido por los ríos Yangtsé y Han para ver la evolución de la pandemia y afrontar la desescalada. También porque el presidente de Estados Unidos señala constantemente a China como la única culpable por "haber creado el virus en un laboratorio".

La ciudad asiática, que decretó el cierre total el pasado 23 de enero, ha registrado más de 2.500 fallecidos desde el comienzo de la pandemia. Además, el sistema de salud se vio totalmente colapsado y se tuvo que construir un hospital desde cero en solo 10 días para afrontar los miles de contagios que se confirmaban cada día.

La bolsa se hunde y la inflación se modera

Mientras la economía asiática intenta reabrir tras su peor dato desde 1992, las acciones asiáticas se han hundido en bolsa este martes por el miedo a un nuevo rebrote de infecciones tras reportar los seis primeros casos de contagio de transmisión local.

El índice más amplio de MSCI de acciones de Asia Pacífico fuera de Japón tropezó con más del 1%, rompiendo dos sesiones consecutivas de ganancias. El índice Hang Seng de Hong Kong fue uno de los más afectados con una caída del 1.78%, seguido de cerca por Australia, con una bajada del 1.24%. A su vez, Corea del Sur, que está vigilante ante un nuevo brote de contagios en cinco discotecas, titubeó 0.85%.

E.P.

Asimismo, el índice de precios al consumidor de China, principal indicador de la inflación, aumentó un 3,3% interanual en abril, por el 4,3% registrado el mes anterior, según ha informado este martes la Oficina Nacional de Estadística. La cifra es inferior a la prevista por los analistas, que habían pronosticado un incremento de la inflación de alrededor del 3,7% en el mes de abril.

Se trata del porcentaje de IPC más bajo desde septiembre de 2019 (que llegó a ser del 5,4% el pasado mes de enero), en un contexto de control gubernamental para contener la pandemia del SARS-CoV-2 y de medidas de estímulo para reactivar la economía tras el parón provocado por el virus.

Esta moderación se debe sobre todo a "la consolidación de la tendencia de prevención y control de la epidemia" y a la aceleración "de la producción y de la vida", según el estadístico de la ONE Dong Lijuan.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal