Un misterioso olor a azufre invade París

Los teléfonos de los bomberos y de los servicios de emergencia de París se colapsaban este domingo por la noche. La razón es que cientos de ciudadanos llamaban para alertar de un intenso olor a azufre en el ambiente, un "aroma a huevo podrido" que invadía toda la ciudad y que, incluso, llegaba a lugares alejados a más de 50 kilómetros de la capital francesa.

Esas mismas llamadas se convertían en mensajes de muchos usuarios de Twitter, que compartían en las redes sociales lo que estaban viviendo en primera persona. Todos describían el mismo olor, pero ninguno de ellos era capaz de descubrir de dónde provenía. Un misterio que tampoco las autoridades parisinas han sido capaces de desvelar.

Los bomberos de París reconocían a Le Parisien haber recibido decenas de llamadas alertando del fenómeno, pero no podían explicar las causas. A última hora de la noche publicaban en su cuenta de Twitter que "parece relacionado con el mal tiempo de anoche, porque otros departamentos hacen la misma observación. Teniendo esto en cuenta, este olor no corresponde a ninguna intervención particular que esté ahora en progreso".

Sin explicación

Uno de los responsables en el ayuntamiento de París, Emmanuel Grégoire, también utilizaba su cuenta de Twitter para responder a lo que estaba sucediendo, después de ser preguntado por varios vecinos de la ciudad: "No se ha informado de ningún incendio o incidente industrial. El olor a azufre podría estar relacionado con fuertes precipitaciones. Se está investigando".

El mismo Grégoire añadía que el fenómeno "podría estar relacionado con la mezcla de redes de alcantarillado debido a las fuertes lluvias, que provocan gases de descomposición", aunque señaló que aún deberían confirmar esa hipótesis. De todas formas, explicó que no había motivos para la alarma y que comunicarían cualquier novedad en cuanto se conociera.

El laboratorio de la Policía de París tomó varias muestras en la noche del domingo y llevó a cabo pesquisas para tratar de identificar el origen del olor, pero los resultados de esa investigación aún no se conocen. Las hipótesis que se valoran por el momento son la posibilidad de que sea un problema en las aguas residuales o bien la llegada de "una nube de dióxido de azufre procedente del extranjero".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal