"Sales sin mascarilla, retrocede una casilla": el juego de la oca reinventado para el covid-19

"Le has llevado la compra a tus vecinos ancianos: vuelve a tirar" o "Sales a la calle sin mascarilla: retrocede una casilla", son algunos de los pasos de la 'La oca en cuarentena', el juego ideado por un equipo de la Universidad Lumsa de Roma que pretende enseñar a los niños a convivir con el virus.

Esta particular oca consiste en un sencillo tablero con buenas o malas acciones para luchar contra el covid-19. Los jugadores van avanzando desde la casilla inicial, "Primer día de cuarentena", y gana el que primero llega a la meta, en la que se lee "Hemos derrotado al virus".

Efe

"Es un modo de enseñar a los más pequeños las reglas de actuación frente al coronavirus, pero también de que se diviertan", explica Paula Benevene, la profesora de Psicología del Trabajo que creó el juego junto con tres alumnas.

En Italia, la idea ha gustado tanto que el Ministerio de Sanidad lo ha publicado en su web como un recurso educativo, ya que esta oca no solo sirve para difundir las normas de las autoridades para frenar el contagio, sino que también da ideas de actividades para hacer durante esta cuarentena.

"Una pequeña contribución"

Benevene señala que esta oca "es para que los niños jueguen entre ellos o bien con sus padres, en un periodo en el que están todos en casa", por lo que las casillas están orientadas a participantes de todas las edades.

"Has encontrado el último paquete de levadura", "Aplauso para todos los sanitarios", "Cocinar en familia" o "Una buena película con tus amigos mientras haces videollamada", son algunas de las actividades que propone el juego.

"Al suspenderse las clases seguí en contacto con mis estudiantes, que me pedían hacer alguna cosa por los demás en estos tiempos", cuenta Benevene, que junto con sus alumnas creó esta oca "como una pequeñísima contribución en una situación tan difícil".

En el tablero, que se puede descargar gratuitamente, también aparecen acciones incorrectas, como pasear un perro de peluche, ponerle la correa al gato o ir a comprar en familia o a otro barrio, motivos para retroceder varias casillas.

"Para mí la idea del juego es enseñar a los niños que incluso desde pequeños se puede hacer algo útil", sigue la profesora.

Sus alumnas, estudiantes del máster de Psicología del Trabajo de esta universidad privada romana, ya preparan un juego que lleva un paso más allá el nivel de dificultad: un Monopoly en cuarentena.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal