Muere una empleada ferroviaria por covid-19 después de que le escupiera un pasajero

Reino Unido es uno de los países más afectados del mundo por el coronavirus. Dentro de sus fronteras se han contagiado ya 227.741 personas según el último balance ofrecido por sus autoridades sanitarias, mientras que las muertes contabilizadas son ya 32.769, unos datos que colocan a Reino Unido por delante de España en número de muertos, pues en nuestro país la cifra está en 27.104.

Entre los fallecidos en Reino Unido se encuentra la trabajadora de taquilla de la compañía ferroviaria GTR Belly Mujinga, quien, según denuncia el sindicato de trabajadores del sector TSSA, falleció en abril víctima del covid-19 después de que ella y otra persona empleada de la compañía fuesen agredidas mientras trabajaban por un pasajero que las escupió diciéndoles que tenía el coronavirus.

Los hechos sucedieron, según ha indicato el sindicato en un comunicado, el 22 de marzo el 22 de marzo en el vestíbulo de la estación Victoria de Londres, un punto clave en la movilidad de la ciudad y una de las estaciones más concurridas, y en un momento en el que la capital británica ya tenía reconocidos más de 1.500 casos de covid-19 y en todo Reino Unido ya habían fallecido 286 personas por esta causa.

Tras el ataque Mujinga y su compañera solicitaron a GTR trabajar dentro de la taquilla para evitar el contacto con los pasajeros pero, según denuncia el sindicato, su ruego no fue atendido por la empresa, que les explicó que necesitaban a gente trabajando fuera y que no podáin prescindir de ese puesto.

A los pocos días de sufrir el ataque, ambas compañeras empezaron a presentar síntomas de covid-19 y que a Mujinga se le complicaron porque ya tenía problemas respiratorios previamente, algo que hizo que el 2 de abril fuese hospitalizada para morir tres días después, el 5 de abril de 2020 vícitima de la enfermedad que azota al planeta.

La policía investiga el caso

El sindicato TSSA, del que la fallecida era miembro, denuncia que desde la compañía ferroviaria conocían los problemas de salud de Belly Mujinga y que pese a sus dolencias previas, hasta que el día 25 de marzo el médico de Mujinga no llamó directamente a la empresa, estos no la dieron de baja. La asociación de trabajadores avisó a la Inspección de Ferrocariles para que procedieran a abir una investigación y según aseguran, la Policía también está trabajando en esclarecer el incidente.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal