Los hijos del periodista Khashoggi perdonan a los asesinos y evitan cinco ejecuciones

En el año 2017, el periodista saudí Jamal Khashoggi optó por exiliarse. Era una de las voces críticas con las autoridades de su país, que reprimieron las protestas de diferentes personalidades públicas deteniendo a activistas, defensores de los Derechos Humanos, religiosos, economistas o periodistas, entre muchos otros. Khashoggi decidió irse a vivir a Estados Unidos y allí siguió ejerciendo su profesión, escribiendo para el 'Washington Post'.

Sin embargo, en octubre de 2018 el periodista fue asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Estambul. Una noticia que dio la vuelta al mundo y que provocó una enorme crisis política ya que diversas voces acusaron directamente a la familia real saudí de estar detrás del asesinato. La investigación posterior terminó con la inculpación de cinco acusados que fueron sentenciados a muerte tras un juicio celebrado a finales de 2019.

Ahora, casi seis meses después, la familia de Jamal Khashoggi ha anunciado que perdona a los asesinos del periodista. En un mensaje en su cuenta de Twitter, uno de los hijos, Salah Khashoggi, escribe que "nosotros, los hijos del mártir Jamal Khashoggi, anunciamos que perdonamos a quienes mataron a nuestro padre mientras buscamos la recompensa del Dios Todopoderoso".

No ejecutarán a los culpables

Salah Khashoggi vive en Arabia Saudí y ha recibido una indemnización de su gobierno por el asesinato. En su mensaje explica que el perdón llegó en las últimas noches del Ramadán, el mes sagrado para los musulmanes y sirve para ponerse en línea con la tradición islámica que permite ofrecer indultos en algunos casos durante ese mes. Sin embargo, tal y como apunta Arab News, los culpables tendrán que cumplir condena de cárcel.

Aunque en el juicio se sentenció a cinco personas a muerte, se mantuvo la teoría oficial de que el asesinato no había sido premeditado

Esta decisión era esperada ya que el juzgado que sentenció a muerte a los cinco acusados falló que el asesinato no se cometió de manera premeditada, dejando abierta una puerta al indulto. Es la misma teoría que siempre mostró el gobierno saudí, una explicación oficial que fue cuestionada internacionalmente y que provocó serios problemas en las relaciones diplomáticas entre gobiernos.

El juicio que se celebró a finales de 2019 en Arabia Saudí sentenció a muerte a cinco personas, pero otras fueron condenadas por encubrimiento a penas de prisión que sumaban 24 años en total. Sin embargo, los nombres de los culpables nunca fueron revelados por las autoridades saudíes, en un nuevo ejercicio de opacidad informativa.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal