Estados Unidos despide a miles de enfermeros… y los hospitales los necesitan

Estados Unidos se enfrenta a la mayor crisis sanitaria de las últimas décadas. Nunca, en la historia reciente del país, se habían producido tantas muertes y los hospitales habían estado tan saturados como hasta ahora. Pero mientras en el resto del mundo las autoridades han tratado de contratar a tantos médicos y enfermeros como ha sido posible, al otro lado del Atlántico los están mandando al paro.

La razón es, únicamente, económica. En Estados Unidos son los seguros médicos privados quienes dirigen la inmensa mayoría de hospitales y centros sanitarios y la pandemia del coronavirus les ha llevado a una situación extrema: han tenido que suspender todos los tratamientos que no son urgentes, lo que supone una enorme pérdida de ingresos. Por eso, han decidido buscar soluciones recortando sueldos entre los médicos y enviando a casa al personal de enfermería.

José Rodríguez Sojo

La situación es paradójica: miles de sanitarios se encuentran en sus casas sin trabajo, mientras hospitales de todo el país piden ayuda viéndose superados por la situación. Es el caso de Mariya Buxton, una enfermera pediátrica que se ha visto en el paro por primera vez: "A las enfermeras se les llama héroes. Pero, realmente, no me siento como una heroína en este momento porque no estoy haciendo lo que me corresponde. La gente me solía decir que siendo enfermera nunca tendría que preocuparme de tener un empleo. Y aquí estoy, con 40 años recién cumplidos y desempleada por primera vez desde que empecé a trabajar".

Sanitarios necesarios… y caros

El caso de Mariya es un ejemplo de los miles que hay en todo el país… y no solo entre las enfermeras. Sahina Parks, médica de urgencias en Michigan, explica a la BBC que de un día para otro se ha quedado sin trabajo: "Yo tenía programado trabajar 120 horas en abril. Pero, a mediados de marzo, le eché un vistazo a mi horario y me habían cortado todos mis turnos. Ni siquiera recibí una llamada o un correo electrónico ni nada. Simplemente desaparecieron. Fue una sensación extremadamente incómoda".

Médicos y enfermeros se están viendo en el paro o con sus salarios recortados (EFE EPA/Etienne Laurent)Médicos y enfermeros se están viendo en el paro o con sus salarios recortados (EFE EPA/Etienne Laurent)Médicos y enfermeros se están viendo en el paro o con sus salarios recortados (EFE EPA/Etienne Laurent)

La situación es impensable en países como España, donde la sanidad pública ha contratado a miles de personas durante la crisis por el covid-19. Pero Claudio Fort, director de un hospital en el estado de Vermont, lo explica muy claro: en su centro trabajan 1.500 personas, pero los pacientes ya no acuden por miedo a contagiarse del coronavirus. Si no hay pacientes, no hay ingresos por lo que están sufriendo pérdidas de ocho millones de dólares al mes. Por eso, ha decidido recortar un diez por ciento de los empleos de forma temporal, enviando a casa a unos 150 trabajadores para tratar de cuadrar las cuentas.

Y eso, teniendo en cuenta que el hospital dirigido por Fort ha recibido más de cinco millones de dólares del gobierno de los Estados Unidos para enfrentarse a la crisis del coronavirus, pero no es suficiente: "Esta es una situación sin precedentes. Cuando todo esto termine, esperamos devolverles a todos su empleo completo para que sirvan a las 60.000 personas que atendemos, pero no sé cuántas de las cosas que hacíamos apenas hace dos meses vamos a poder continuar aportando a la comunidad".

La medicina en Estados Unidos se ha vuelto un negocio: están más preocupados por las ganancias que por los pacientes

La misma visión pesimista la comparte Jane Jenab, doctora de urgencias en Colorado: "Es un crimen que las horas y los salarios de estas personas se estén recortando en un momento en el que están arriesgando sus vidas, cuando es más peligroso el venir a trabajar todos los días y cuando, en realidad, deberían estar recibiendo algo como un pago adicional por peligrosidad".

Y resume, en apenas dos frases, el problema estructural de la sanidad norteamericana: "Uno de los mayores problemas con la medicina en Estados Unidos hoy en día es que se ha vuelto un negocio. Ese no era el caso en el pasado. Estos grandes grupos médicos corporativos tienden a manejar estos hospitales de una manera muy austera porque están mucho más preocupados por las ganancias que por los pacientes. Es difícil no darse cuenta de la drástica necesidad de alejar el foco de la medicina del negocio y devolvérselo al cuidado de nuestros pacientes".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal