14 muertos, dos de ellos niños, en un ataque sin reivindicar contra un hospital de Kabul

Al menos 14 civiles han muerto y otros 15 han resultado heridos, entre ellos mujeres y niños, como consecuencia de un ataque lanzado por hombres armados este martes contra un hospital del oeste de Kabul apoyado por la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF), según el último balance ofrecido por la agencia de noticias Pahjwok.

Según la cadena 1TV, que cita al Ministerio de Interior, entre los fallecidos figuran al menos dos niños. Los medios locales han publicado varias imágenes de miembros de las fuerzas de seguridad llevando en brazos a bebés que se encontraban en el hospital.

El Ministerio de Interior ha dado por terminado el ataque después de cinco horas, informando de que los cuatro terroristas que habían irrumpido en el recinto sanitario vestidos con uniformes militares ya han sido abatidos. Las imágenes publicadas al término del asalto muestran varios vehículos completamente calcinados. Por ahora, el ataque no ha sido reivindicado.

Foto: ReutersFoto: ReutersFoto: Reuters

Zabiulá Muyahid, el portavoz de los talibán afganos, ha asegurado en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter que el grupo integrista fundado por el mulá Mohamed Omar "no está relacionado" con estos hechos.

Según informa la cadena 1TV, el ataque ha comenzado con una explosión supuestamente causada por un terrorista suicida y que ha dado paso a la entrada de varios hombres en el hospital del distrito de Dasht-i Barchi, en el oeste de la capital afgana. Hasta el lugar se desplazaron rápidamente las fuerzas especiales, que consiguieron rescatar a varias decenas de personas, incluidos niños, mientras que trataba de neutralizar a los asaltantes.

Foto: EFEFoto: EFEFoto: EFE

Tolo ha señalado que se han registrado al menos dos explosiones en el lugar del atentado y que se han escuchado disparos dentro del hospital, según testimonios de los vecinos de la zona y de un reportero. Según las fuentes consultadas por este medio, los asaltantes han intentado llegar a través del hospital a una casa de huéspedes que hay en la parte trasera del mismo y donde se alojaría personal extranjero.

Médicos Sin Fronteras ha confirmado el ataque contra el hospital de Dasht-e-Barchi y ha asegurado que su "prioridad es la seguridad" tanto de los pacientes como del personal, sin que por ahora haya ofrecido ningún balance sobre posibles víctimas entre sus trabajadores. La ONG explica en su web que el centro brinda atención materna las 24 horas y que es el único que atiende urgencias y partos complicados del distrito.

"Los ataques de los dos últimos meses nos demuestran que los talibán y sus patrocinadores no pretendían ni pretenden buscar la paz"

El ataque ha generado una ola de condenas de todo el cuerpo diplomático acreditado en Kabul, incluido el encargado de negocios estadounidense, así como la Misión de la ONU en el país (UNAMA), que ha expresado su "repulsa". "La ONU en Afganistán pide que los responsables se enfrenten a la justicia y ofrece sus condolencias a las víctimas y los familiares", ha escrito en su Twitter.

Por su parte, el coordinador humanitario de la ONU en el país, Toby Lanzer, se ha mostrado "indignado" por el ataque. "Los civiles que reciben atención en hospitales, trabajadores de salud, infraestructura médica y trabajadores humanitarios están protegidos por el Derecho Internacional humanitario", ha indicado en un comunicado. "Las violaciones deben investigarse y los responsables de los ataques deben comparecer ante la justicia", ha zanjado.

Foto: EFEFoto: EFEFoto: EFE

"Los inadmisibles crímenes de guerra cometidos hoy en Afganistán, atacando una maternidad y un funeral, deben despertar al mundo ante los horrores que los civiles siguen enfrentando. Debe haber rendición de cuentas por estos graves crímenes y los civiles deben ser protegidos", ha reclamado por su parte la sección para el sur de Asia de Amnistía Internacional.

Dos ataques más en otros puntos del país

Además del ataque en Kabul, Afganistán ha sufrido este martes otros dos atentados en el este del país, uno que ha acabado con la vida de al menos 24 personas en el funeral de un comandante de la Policía afgana en Nangarhar y otro en el que milicianos talibán han matado a tres civiles en la región de Paktika.

Interior del hospital atacado (EFE)Interior del hospital atacado (EFE)Interior del hospital atacado (EFE)

El atentado en la región de Nangarhar, del que también se han desmarcado los talibán por boca de su portavoz, ha sido perpetrado por un suicida que se ha inmolado cuando se estaba celebrando el funeral de un comandante de la Policía afgana que murió la víspera por un ataque al corazón.

Por otra parte, en Paktika, milicianos talibán han abierto fuego contra la población civil en la localidad de Mohamad Hasán, en el distrito de Jair Kot. En el ataque han muerto tres civiles, uno de ellos un niño, y han resultado heridos otros dos.

Bombardeos aéreos

Entretanto, residentes en la provincia de Balj, en el norte del país, han denunciado este martes la muerte de varios civiles en un bombardeo aéreo del Ejército efectuado el lunes por la noche, según informa Tolo.

Daniel Iriarte

El Ministerio de Defensa ha informado de al menos once talibán muertos y diez heridos en un bombardeo en esta provincia y ha precisado que los milicianos estaban colocando minas en la carretera. "Los talibán se estaban preparando para atacar a las fuerzas afganas", ha denunciado.

Por su parte, el portavoz talibán ha acusado a "los invasores estadounidenses" de estar detrás del bombardeo "en violación del acuerdo" de paz firmado en febrero en Doha y ha cifrado en nueve los civiles muertos y en siete los heridos. En un mensaje posterior, Muyahid ha acusado a las fuerzas de seguridad afganas de abrir fuego contra los manifestantes que mostraban a las víctimas, dejando otro muerto más y cinco heridos.

En este contexto, el asesor de Seguridad Nacional, Hamdulá Mohib, ha criticado duramente a los talibán, con los que el Gobierno afgano busca entablar un diálogo de paz tras el acuerdo firmado entre estos y Estados Unidos. "Los ataques de los dos últimos meses nos demuestran a nosotros y al mundo que los talibán y sus patrocinadores no pretendían ni pretenden buscar la paz", ha escrito en su Twitter.

"Sus ataques esta primavera contra los afganos son comparables con el nivel de combates de las últimas temporadas de combate", ha denunciado, defendiendo que tanto Kabul como sus socios internacionales "tienen la responsabilidad de hacer que los talibán y quienes les patrocinan rindan cuentas".

Según Mohib, "la razón para buscar la paz es poner fin a esta violencia sin sentido". "Esto no es paz ni sus inicios", ha denunciado, advirtiendo de que, "si los talibán no pueden controlar la violencia, o sus patrocinadores han subcontratado ahora su terror a otras entidades --lo cual era una de nuestras principales preocupaciones desde el principio--, entonces parece tener poco sentido seguir tratando en 'conversaciones de paz'".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal