Portugal agota el sábado su estado de emergencia y prepara el desconfinamiento

El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, ha anunciado que el estado de emergencia no se renovará una vez haya concluido su actual vigencia, el 2 de mayo, y confía en que no sea necesario tener que recurrir de nuevo a este recurso, sino que el país pueda avanzar hacia una nueva fase de lucha convivencia con el coronavirus. Según ha explicado el mandatario en declaraciones recogidas por el diario luso 'Publico', el país vecino encara ahora una etapa basada en controlar la situación, que dará pie a la reapertura progresiva de actividades y servicios. "El estado de emergencia terminará el día 2 a medianoche", ha confirmado.

[Siga la última hora sobre el coronavirus]

El levantamiento del estado de emergencia no implica el inicio de una etapa de "normalidad definitiva", insistió el presidente, que se reunió hoy en Lisboa con el primer ministro, António Costa, y un grupo de especialistas para conocer la situación de la pandemia. Ya se sabe, por ejemplo, que el Gobierno planea autorizar la apertura de pequeños comercios a partir de la próxima semana y el funcionamiento de las guarderías desde junio. Además, las fuerzas armadas trabajan desde hoy en la desinfección de las escuelas de secundaria para que los alumnos mayores de 15 años puedan volver a las aulas el 18 de mayo.

Isabel Morillo

El presidente ha apuntado como clave del éxito en esta nueva fase la evaluación constante de los datos, toda vez que "el fin del estado de emergencia no es el fin del brote o de las necesidades de controles". Sin embargo, Rebelo de Sousa no ha querido especular sobre el marco legal que regirá en esta etapa, algo "prematuro" en su opinión.

El último boletín difundido este martes por el Ministerio de Sanidad da cuenta de, al menos, 948 fallecidos en Portugal como consecuencia del coronavirus, 20 víctimas mortales más que el balance divulgado el lunes. El número de positivos ha subido hasta los 24.322, 295 más. Las autoridades sanitarias insisten en que la curva de contagios se va aplanando, pero la Orden de Médicos alerta sobre el aumento de la mortalidad general en el país.

De acuerdo con un estudio publicado este martes en la revista de esta institución, entre el 1 de marzo y el 22 de abril se registró un aumentó de mortalidad de entre 2.400 y 4.000 personas con respecto a años anteriores. Las autoridades sanitarias insisten en que las cifras son desproporcionadas y que la mortalidad está en línea con los registros de los últimos años. En medio de la polémica, el presidente de la Orden de Médicos, Miguel Gimaraes, pidió hoy al Gobierno un aumento de la inversión en el sistema público sanitario y llamó a la población con dolencias crónicas a no descuidarse y acudir a los centros hospitalarios.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal