Los fieles de Salvini se pasan de extrema a la extremísima derecha con los Fratelli d'Italia

A Matteo Salvini, el popular líder de la ultraderechista Lega, le está costando encontrar su voz en las dinámicas políticas de la Italia de la pandemia de coronavirus. Una vez el político más popular y con las cifras en intención de voto de su partido la Lega por las nubes, una última encuesta publicada por el diario italiano el Corriere della Sera atestigua su desgaste continuado. Frente a la ligera subida en apoyos del Partito Democratico o el MS5, formaciones en la coalición de Gobierno, el partido de Salvini se desangra por la derecha, con un trasvase de sus fieles hacia la aún más extrema derecha de los Fratelli d'Italia de Giorgia Meloni.

Ante la "peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial" en Italia, los italianos han enterrado en general el hacha de guerra y han apoyado en masa al gobierno liderado por Giuseppe Conte. Eso ha pasado factura a políticos populistas como Salivini, que alimentan su popularidad en el estrado de los medios públicos y las declaraciones incendiarias. Aunque la Lega sigue siendo la formación con mayor apoyo entre los italianos, con un 25,4% en intención de voto, la caída ha sido fuerte: hace apenas un mes, la Lega registraba un 31,1%. El 31 de octubre las cifras estaban en un 34,3%, es decir, más de un tercio de los votantes válidos. Hoy, el Partito Democratico se coloca a apenas 3 puntos de distancia de la Lega, con un 21,3%.

V. G. / Agencias

En el contexto de la epidemia, Salvini se ha relegado a un segundo plano, con la excepción del debate sobre si acceder o no al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) para paliar los efectos de la pandemia, un tema especialmente delicado en Italia. Una única nota discordante en una oposición en general muy callada y que le valió una reprimenda del propio primer ministro Giuseppe Conte, cuya figura y gobierno recoge los mejores dados de popularidad en meses. Este rifirrafe, de hecho, parece incluso haber favorecido a Conte y castigado a Salvini, según la encuesta publicada este domingo en la cabecera italiana.

La popularidad del líder ultraderechista ha caído ocho puntos desde el mes pasado, cuando estaba en el 39%, el descenso más brusco entre los políticos consultados. La de Conte está en máximos históricos del 66%, y la del Gobierno italiano en general (coalición entre el Partito Democratico y el MS5) en el 58%.

Ascenso de los Fratelli

La formación de Meloni, que se mantiene como una de las políticas más populares del espectro italiano y superando a Salvini, ha pasado del apenas 6,5% que cosechó en las últimas elecciones europeas de mayo de 2019 a un 14,1% en la última encuesta, una subida radical que la coloca como el cuarto partido con mayor intención de voto ahora mismo, solo cuatro puntos por debajo del Movimiento 5 Stelle (18,6%, con también una interesante subida del 3,3% frente a los últimos meses). En este sentido, el M5S parece estar recogiendo más réditos de la popularidad del gobierno de Conte (independiente) que el Partito Democratico, que se mantiene estable en torno al 20-21% de intención de voto.

Después de superar al Forza Italia de Berlusconi, el crecimiento ahora de los Fratelli d'Italia responde a una migración de antiguos partidarios de la Lega, según los datos de la encuesta publicada por el Corriere. En este caso, antiguos votantes de Salvini estarían trasladando sus intenciones de voto desde la extrema derecha de la Lega a la aún más extrema derecha de los Fratelli d'Italia. Con Salvini prácticamente fuera de juego durante los meses de pandemia, sus seguidores más radicales se habrían volcado hacia los FdI, un partido heredero de los movimientos posfascistas.

Hasta el momento, la prensa italiana había presentado a Meloni como una posible aliada de Salvini en un hipotético próximo gobierno (antes de la irrupción de la pandemia de coronavirus; ambas formaciones, junto a Froza Italia, se han presentado conjuntamente como coalición de Centro-derecha en elecciones regionales anteriores), pero las recientes subidas de popularidad de la líder de Fratelli d'Italia la empiezan a pintar como una posible rival entre la derecha italiana.

Ambos partidos son nacionalistas, pero la Liga es más populista, mientras que los Fratelli d'Italia es más tradicionalmente conservador

"Ambos partidos son nacionalistas, pero la Liga es más populista, mientras que FdI es más tradicionalmente conservador. Una posible razón de la transferencia es que algunos votantes de la Liga podrían haberse cansado del estilo populista e hipercomunicativo de Salvini y preferir un partido que pertenezca al mismo espacio ideológico, pero que sea más coherente, menos populista y esté liderado por una figura menos extravagante y más tranquilizadora", sostiene a este diario Giovanni Orsina, experto en partidos de derecha en Italia y profesor en el LUISS Guido Carli de la Universidad de Roma. "Salvini es muy efectivo en mítines, manifestaciones y propaganda 'on the road'. Esto ahora es imposible debido a la pandemia. Además, los votantes ahora buscan figuras políticas más tranquilizadoras", añade el experto.

Y, una vez ya superado el pico de la curva de contagios de coronavirus, la perspectiva a la que se enfrenta Italia es la económica. Dentro del propio gobierno hay todavía posturas encontradas sobre cómo abordar la respuesta económica post coronavirus, con una crisis que según el Fondo Monetario Internacional podría significar una caída del 9,1% del PIB para Italia. En este contexto, es previsible, apuntan los expertos, el que dilatado apoyo actual al gobierno empiece a resquebrajarse y posiciones más radicales, como la de los Fratelli o la propia Lega, vuelvan a subir.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal