Las playas de California, abarrotadas pese al coronavirus

Mientras España se prepara para la desescalada, con el menor aumento de muertes desde que comenzó la epidemia de coronavirus (288), hoy domingo ha sido el primer día en que los menores de 14 acompañados han podido salir a la calle por primera vez en más de 40 días. La jornada nos ha dejado cientos de fotografías de niños paseando con uno de sus progenitores por las distintas ciudades de nuestro país, pero la realidad es bien diferente si cruzamos el charco y no vamos hasta California.

Las playas de Santa Mónica, Newport o Huntington se han visto abarrotadas este fin de semana por miles de estadounidenses, que han aprovechado el primer fin de semana de altas temperaturas de la primavera. Impasibles a la amenaza del coronavirus, algunas playas de los condados de Orang y Ventura se han abierto a los bañistas, pese a que siguen contabilizándose decenas de contagiados y fallecidos, según informa Europa Press.

Los bañistas han respetado el distanciamiento social, según las autoridades, pero no han utilizado mascarillas

"Entendemos que la gente quiere disfrutar fuera", ha apuntado el comandante de la Policía del condado de Ventura, Tom Higgins, aunque ha advertido en declaraciones al diario 'Los Angeles Times' de que la afluencia es "demasiada". Además, según muestran las propias imágenes, los bañistas no han tomado muchas medidas de seguridad, pues no se aprecia el uso de mascarillas.

Fuente: Europa PressFuente: Europa PressFuente: Europa Press

Las autoridades sí han querido destacar, en cambio, que se ha respetado la norma de distanciamiento social. Así, la portavoz de la Policía de la playa de Newport, Heather Rangel, ha destacado que no ha habido arrestos relacionados con las restricciones. "Las playas están abarrotadas y parece verano en Newport", ha indicado.

California cuenta por el momento con 42.688 casos confirmados y 1.695 fallecidos

El primer caso de coronavirus en California se detectó a finales de enero. Por el momento, cuenta con 42.688 casos confirmados y 1.695 fallecidos, siendo Los Angeles la zona más afectada, con mayor número de infectados y muertos por COVID-19. Un impacto mucho menor en comparación con la ciudad de Nueva York, que conforma la otra cara de la moneda. Pese a ello, existe un temor lógico a los viajeros de otras zonas del país que pudieran propagar la enfermedad. Según la política ​​Lisa Bartlett, el Condado de Orange tiene la obligación de proteger a los residentes locales. "Cuando echas un vistazo a las personas que están yendo a pasar las vacaciones observas que no cumplen las medidas de su seguridad y además no se quedan en sus condados", señaló.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal