La hermana de Kim Jong-un, cerebro del 'agitprop' norcoreano pero improbable líder

Nadie sabe qué le pasa a Kim Jong-un. En realidad, pocas veces se sabe con certeza qué pasa dentro de las fronteras de Corea del Norte, y el hermetismo del país ha llevado a tener en vilo a medio mundo acerca del estado de salud de su líder, desaparecido de la vida pública desde hace más de dos semanas. La última vez que se le vio ante las cámaras fue el pasado 11 de abril, en una reunión del Politburó de su partido, y desde entonces, silencio. El periódico 'Daily NK', elaborado por desertores norcoreanos con sede en Seúl, informaba el viernes que el líder norcoreano había ingresado en el hospital poco después de ese encuentro y sometido a una operación de corazón. Medios surcoreanos, estadounidenses y británicos aseguran que el estado de salud de Kim Jong-un es grave; el Gobierno surcoreano no dice nada y el delegado especial para el Comité de Relaciones Culturales con países extranjeros de Corea del Norte, Alejandro Cao de Benós, niega todo. En cualquier caso —incluso con varios medios dándolo por muerto—, el foco va saltando del estado de salud de Kim a la figura de su hermana Kim Yo-jong.

Nacida en 1987, con estudios en Suiza y responsable de defender la reputación del líder, la joven Kim Yo-jong se convirtió hace solo unos años en la mujer más poderosa de Corea del Norte, al ser ascendida al máximo órgano de poder del país, el Politburó del Partido de los Trabajadores. Su papel como responsable del Departamento de Propaganda y Agitación antes de su ascenso, y quizás el hecho de haber sido la principal impulsora de la defensa del honor de su hermano y 'cerebro' del culto a su personalidad la convierten, a día de hoy, en la posible regente ante la hipotética ausencia de Kim, mucho más que sus lazos familiares —entre los Kim, la relación de sangre no garantiza un trato preferente, ni siquiera la supervivencia: no hay que olvidar que en 2013 fue ejecutado su propio tío, Jang Songh-thaek, 'número dos' del régimen norcoreano y condenado a muerte por traición—.

K. A. P.

Sin embargo, se dice que la línea de sangre de monte Paektu es la que otorga a los miembros directos de la familia el derecho de gobernar la pequeña nación, por lo que a Kim Yo-jong se le debe añadir ese punto a la hora de hablar de posibles candidatos para suceder al líder si éste muere o se retira, incapacitado. "Entre la élite de poder de Corea del Norte, ella tiene la mayor probabilidad de heredar el régimen, y creo que esa probabilidad supera el 90%", asegura el analista Cheong Seong-Chang, del Instituto Sejong de Corea del Sur, en declaraciones a la agencia Associated Press. Sin embargo, esta élite es claramente patriarcal, y no está muy claro que apoyen a una mujer relativamente joven como 'líder suprema' de Corea del Norte.

"Inteligente, calculadora y temida"

La hermana de Kim Jong-un ha sido descrita como una persona "dulce y afable" pero con ciertos rasgos de personalidad varoniles, tal y como señaló, hace tiempo, el experto Michael Madden a la cadena británica BBC. Con escasa interactuación entre ella y otros miembros de la familia Kim, dicen que cuando estudiaba en Suiza estaba excesivamente protegida por sus guardias y cuidadores, hasta el punto de que en una ocasión hasta la sacaron de la escuela y la llevaron corriendo al hospital por un simple resfriado.

Kim Yo-jong ejerce tal autoridad en torno al departamento de Organización y Orientación —la entidad que todo lo controla en el país, y que tiene la última palabra sobre el sino de los 26 millones de habitantes del país— que los funcionarios del partido se dividen entre los que la temen y los que la respetan. Robert Collins, antiguo responsable del Pentágono ya retirado y estudioso del país norcoreano desde hace cuatro décadas, quien lleva más de 30 años definiendo el país a base de entrevistas con refugiados norcoreanos en la vecina Corea del Sur y de desertores, asegura que la hermana del actual líder ha sido preparada a lo largo de su vida para acabar sirviendo como regente de Kim si éste estuviera incapacitado, o si falleciera, pero solo mientras el hijo de Kim Jong-un, que no llega a los diez años, pueda asumir el mandato.

Siempre desde la sombra, los expertos coinciden en el poder que ha ido consiguiendo a lo largo de los años. "Aunque no en un primer plano, el hecho de que ella sea de las pocas personas que puede hablar con Kim Jong-un la convierte en alguien con muchísimo poder", asegura al diario 'Daily Beast' el experto Bruce Bennett, de Rand Corporation. Muy próxima a Kim, pero siempre detrás, sin que apenas se la vea, en un discreto segundo plano. "Parece tener la intención de no presentarse como rival de Kim Jong-un. Es inteligente y calculadora, y quién sabe cuánto poder ha sido capaz de construir trabajando desde las sombras".

El líder norcoreano, Kim Jong-un, visita una unidad militar en una isla del norte del país junto a su hermana Kim Yo-jong en 2015 (EFE/KCNA)El líder norcoreano, Kim Jong-un, visita una unidad militar en una isla del norte del país junto a su hermana Kim Yo-jong en 2015 (EFE/KCNA)El líder norcoreano, Kim Jong-un, visita una unidad militar en una isla del norte del país junto a su hermana Kim Yo-jong en 2015 (EFE/KCNA)

Todo el poder conseguido se traduce en una libertad para hablar de cuestiones políticas de Corea del Norte que no tiene nadie más: hace menos de un mes, fue ella, y no el líder supremo, quien reafirmaba las relaciones "especiales y firmes" entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el propio Kim Kong-un, en una misiva cuya veracidad confirmó el propio Trump después de hacerse pública desde Pyongyang. La declaración pública de esta carta por parte de la propia Yo-jong es, en parte, una de las muestras de que la hermana del líder se está convirtiendo en una persona de máxima confianza del líder, según el también veterano estadounidense Evans Revere. Otra muestra fue la decisión de Kim Jong-un de enviarla a ella a los Juegos Olímpicos de 2018. "Eso dice mucho de la confianza depositada en ella", señalan los expertos.

Regente sí, pero improbable líder suprema

Ahora bien, para poder convertirse en la líder de Corea del Norte debería tener un cargo mayor en el departamento de Organización y Orientación, esa entidad de máximo control. Collins, también autor de uno de los estudios más completos sobre esta entidad, asegura que si bien tiene mucha importancia en el área, solo con la dirección del departamento podría convertirse en la sucesora de Kim Jong-un. "Al no serlo, no tiene base de poder suficiente como para tomar el poder y mantenerse en él". Ken Eom, desertor tras haber pasado una década en el Ejército norcoreano, tampoco confía en que Kim Yo-jong pueda durar en el mando. "Tiene un gran poder para controlar a la élite del país, pero si Kim Jong-un muere ella no puede mantenerse, porque Corea del Norte no acepta a las mujeres en el poder". "Esto significa que si Kim muere, ella también estará fuera".

En este mismo punto coinciden otros expertos: el hecho de que Corea del Norte sea una sociedad extremadamente patriarcal hace que muchos duden acerca de la durabilidad de Kim Yo-jong más allá de ser mero testaferro temporal hasta ser reeplazada por algún tipo de liderazgo colectivo, como se ha venido haciendo durante toda la dinastía Kim. "La política de Corea del Norte y las tres transferencias de poder hereditarias se han centrado en los hombres [de la familia]", explica el profesor Nam Sung-wook, de la Universidad de Corea del Sur. "Me pregunto si ella será capaz de superar las sangrientas luchas de poder socialista y ejercer el poder". "Es casi impensable, a día de hoy, que Corea del Norte tenga una mujer al frente", señala a 'Bloomberg' Lee Byong-chul, ex asesor presidencial en Corea del Sur en temas de seguridad nacional y ctualmente profesor en el Instituto de Estudios del Lejano Oriente en Seúl. Kim Yo-jong, desde su punto de vista, no sería capaz de controlar a la vieja guardia masculina norcoreana.

Michael Madden (pero también otros expertos) recuerda las similitudes entre la situación actual y el modelo que siguió la URSS a la muerte de Stalin, con este liderazgo colectivo, aunque no todos los expertos coinciden en la elección del líder de ese grupo de expertos al mando del país no. Algunos colocan aquí a la hermana de Kim; otros, como Madden, ven más factible que este liderazgo colectivo tenga a la cabeza a Choe Ryong-hae, 'número dos' de Kim y director del departamento de Organización y Orientación desde hace tres años. Actualmente es él el que ocupa el segundo lugar en la jerarquaí del poder actual en el país. Pero en su contra tiene la ausencia de lazos familiares: Choe no forma parte de la dinastía Kim, y esto podría generar dudas acerca de su legitimidad como líder supremo.

¿Hay otros posibles herederos?

El sistema impulsado por el culto a la dinastía Kim expulsa casi de inmediato a Choe como posible sucesor del líder supremo, y hace esencial tener a un miembro de la familia a cargo de Corea del Norte. Kim Yo-jong podría hacerlo, porque "ha demostrado que sabe cómo ejercer autoridad (...) y podría ejercer el poder a base de una mezcla de terror y promociones [de los importantes generales que quieren mantener su propio poder y que asumen que sin ser de la familia Kim no pueden llegar a más]", según Sung Yoon-lee, profesor de Estudios Coreanos en la Universidad Tufts de Masachustes. Sin embargo, hay otros nombres que se podrían poner sobre la mesa:

Kim Pyong-il

: con 65 años, es el medio hermano de Kim Jong-il, es decir, tío del actual líder y único hijo vivo del fundador de Corea del Norte. Después de varias décadas ejerciendo de diplomático por el mundo, regresó a Corea del Norte hace solo unos meses. Su edad podría convertirlo en un líder razonable para ese posible gobierno colectivo, según el profesor de la Universidad Ewha (Seúl) Leif-Eric Easley —la mayor parte de los que actualmente sirven a Kim Jong-un tienen en el entorno de los 60 años, por lo que sería más difícil aceptar a una joven (además de mujer) como líder.Kim Jong-chul: a punto de cumplir los 40 años, es un hermano de Kim Jong-un a quien se le ha venido considerando “demasiado afeminado” y extravagante como para optar al liderazgo (según los cables de Wikileaks intentó, sin éxito, visitar a Eric Clapton en Alemania para intentar convencerle de que tocase en Pyongyang, lo que desató las iras paternas). Thae Yong-ho, ex 'número dos' de la Embajada norcoreana en Londres y posterior desertor a Corea del Sur, lo definió como "simplemente un guitarrista con talento" y sin títulos.El hijo de Kim Jong-un: así, sin nombre, porque apenas se sabe nada de la vida privada del líder supremo. Se cree que tiene tres hijos con la que se dice que es su esposa, Ri Sol-ju, y que el mayor de los tres sí es un varón; aunque incluso de serlo, tendría unos 10 años. Oficialmente no se sabe nada (y nada se ha publicado en los medios estatales) sobre la descendencia de Kim Jong-un, más que un comentario del jugador de baloncesto y amigo cercano de Kim Dennis Rodman, que en una ocasión dijo que tenía una hija de nombre Ju Ae. En cualquier caso, esto requeriría que cualquiera de ellos gobernara bajo alguna forma de regencia hasta llegar a la mayoría de edad, y en este escenario vuelve a colocarse el nombre de Kim Yo-jong sobre la mesa.

Aunque ahora descartado, hubo algún momento en el que se planteó la posibilidad de que Kim Han-sol se convirtiera en un posible heredero. Nacido en 1995, es el hijo del medio hermano del líder, Kim Jong-nam, asesinado en 2017 tras ser envenenado en el aeropuerto de Kuala Lumpur (Malasia). El hermano mayor de Kim Jong-un se había peleado con su padre a cuenta de las ideas aperturistas de aquél, y su aparente cercanía con China hizo a su padre recelar de su propio hijo. En 2001 fue detenido por intentar entrar en Japón con un pasaporte falso, y llegó a criticar al actual líder cuando sucedió a su padre. Tras su asesinato, la Policía china detuvo a varios norcoreanos supuestamente enviados a Pekín para tratar de asinar a Kim Han-sol, y desde entonces se desconoce su paradero.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal