Un florista francés decora un cementerio tras cerrar su tienda por el coronavirus

Varios países europeos han decretado el confinamiento de todos sus ciudadanos por el coronavirus. Decenas de millones de personas se encuentran en sus casas y muchos negocios han tenido que echar el cierre para prevenir la propagación del Covid-19. Solo aquellos que son de primera necesidad se encuentran abiertos en lugares como España, Italia o Francia.

Las autoridades galas se sumaron al confinamiento hace algunos días, lo que ha cogido con el pie cambiado a muchos pequeños empresarios. Uno de ellos es Romain Banliat, un joven florista francés de la pequeña localidad de Plerguer, en la región de Bretaña, que se encontró con que iba a perder la mayoría del género que tenía acumulado en su almacén.

Banliat pensó entonces qué hacer, tal y como ha explicado en un post que ha subido a Facebook: "Esta mañana decidí preparar un camión de mercancías, pero no para ir al mercado, a Chateauneuf o a los jardines de Beausoleil. Esos lugares no tienen interés para mí porque todo está cerrado". La solución pasaba por hacer algo por sus vecinos.

Una decisión solidaria

Romain Banliat ha explicado a Le Telegramme que "tenía entre 400 y 500 plantas en stock. En quince días, estas flores no serán vendibles". Así que tomó la determinación de llevarlas hasta el cementerio: "Con los mercados cancelados y mi tienda cerrada, iba a tener que tirar el género. Pero entonces pensé que algunas de las familias que están sufriendo ahora son mis clientes y que no pueden acompañar a sus seres queridos, por lo que me permití llenar de flores las tumbas. Creo que, en momentos como estos, tienes que estar realmente unido".

Una señora le llamó emocionada por haber llenado de flores la tumba de su hijo

Romain ha tenido que decretar un ERTE para sus doce empleados: "El libro de pedidos está vacío, pero las plantas continúan creciendo en los invernaderos. Normalmente, marzo, abril y mayo representan el 70% de nuestra facturación. Es un gran problema". Sin embargo, espera que todo vuelva a estar como antes de la crisis sanitaria muy pronto.

De momento, su iniciativa ha tenido un gran éxito no solo entre los 2.500 habitantes de Plerguer, sino en toda Francia. Su mensaje en las redes sociales se ha compartido más de 143.000 veces y acumula miles de comentarios. También ha recibido llamadas como la de una señora, que quiso agradecerle el hecho de que hubiera puesto flores en la tumba de su hijo. Romain tiene claro que "a todos nos va a costar salir de esta crisis, pero lo haremos más fuertes, más unidos y más grandes... seamos pacientes".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal