Siria confirma su primer caso de coronavirus entre la guerra y la crisis humanitaria

Era uno de los pocos países en los que todavía no se conocía ningún caso positivo por coronavirus, pero este domingo, Siria ha abandonado esa pequeña lista de 55 estados que todavía escapaban a la enfermedad. En medio de una dura crisis humanitaria y nueve años después de que se iniciara una guerra civil que todavía no ha terminado, el ministro sirio de Sanidad, Nizar Yazigi, ha confirmado un primero caso positivo por Covid-19 en el país, concretamente, un paciente llegado del extranjero. Según la emisora Sham FM, se trataría de una mujer de 20 años, aunque la agencia de noticias oficial del país, SANA, no ha ofrecido muchos detalles al respecto.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que el pasado 11 de marzo calificó lo que hasta entonces era una epidemia como una pandemia —aunque esto no implicara un aumento en su letalidad, sino que refleja un crecimiento en su propagación—, comenzó a trabajar con diferentes equipos sanitarios para detectar casos positivos en el país árabe, sobre todo en zonas controladas por la oposición, hace apenas dos días. La primera jornada solo se lograron realizar tres test de diagnóstico, todos negativos, mientras que se esperaba que a lo largo de esta semana se pudieran realizar hasta 300 pruebas, evaluadas en un laboratorio de Idlib, según recoge la emisora NPR.

La situación en Siria, en caso de que el brote avanzara y se contagiaran más personas, podría tener graves efectos en un país seriamente dañado por el conflicto. Según el doctor Munzer Jalil, que opera en la ciudad de Idlib, "en todo el norte de Siria hay 200 camas de UCI". "En caso de que el virus se propagase explosivamente, necesitaríamos miles de camas de Unidades de Cuidados Intensivos, algo que no está disponible", ha indicado.

En muchas áreas del norte del país, además, cientos de miles de personas que tuvieron que abandonar sus viviendas viven en campamentos en condiciones precarias, que dificultan las medidas de limpieza recomendadas para evitar el contagio de este tipo de virus. "Tenemos miedo al coronavirus. Si llega, Dios no lo quiera, afectará a muchas personas porque las precauciones que se toman aquí son escasas y muy débiles", indicaba un trabajador humanitario en un campamento del norte del país. Sin embargo, desde la OMS aseguraban que "solo era cuestión de tiempo". "Sabemos que todos los países y territorios vecinos tienen casos confirmados".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal