Los inmigrantes dan de comer a los neoyorkinos (que están en sus casas)

La ciudad de Nueva York es la más afectada por el coronavirus en EEUU. Según ha informado este viernes su alcalde, Bill de Blasio, a día de hoy hay 4.000 contagiados y 26 fallecidos. De esta manera, la metrópolis posee el 30% de todos los casos que hay en el país norteamericano, y en suma con el Estado de Nueva York se alcanza el 70% de los casos. “Tenemos que tomar medidas radicales de inmediato”, ha señalado de Blasio.

Pero mientras esto sucede, la ciudad conocida como la que nunca duerme - un eslogan hoy poco afortunado- también come. Y como recogen varios reportajes publicados estos días en los periódicos estadounidenses, con la gente enclaustrada en casa, de ello se están encargando las empresas de reparto y, significativamente, los inmigrantes que trabajan en ellas y otros tantos que han sido contratados estos días. Son los que están arriesgando su salud por un trabajo y unos cuantos dólares para dar de comer a los que no quieren salir de casa (y tampoco les hace falta).

Este grupo social, al que hasta ahora prácticamente no se le tenía en cuenta en el día a día de la ciudad, está tomando una nueva relevancia

Y es así cómo, con los neoyorkinos atrincherados, este grupo social, al que hasta ahora prácticamente no se le tenía en cuenta en el día a día de la ciudad, está tomando una nueva relevancia ya que son los que proporcionan alimentos, productos y medicamentos para aquellos que no están dispuestos a salir. Uno de los productos que se ha potenciado en los últimos días ha sido el alcohol. Como indicaba el trabajador de una licorería a 'The New York Times', “generalmente vendemos vino, pero ahora nos están pidiendo muchos licores”. Alcohol para pasar el encierro.

Por este motivo, también son varias empresas las que también han anunciado nuevas contrataciones estos días. Como Amazon que señaló que contrataría a 100.000 personas para almacén y entregas y de ellos 4.000 serían para la ciudad de Nueva York. Ya lo decía hace unos días el concejal Ydanis Rodríguez, "a medida que la ciudad cierra las escuelas y se prepara para limitar todos los restaurantes, bares y cafeterías, no es ningún secreto que la mayoría de los que prepararán y entregarán comidas serán inmigrantes".

Los riesgos de salud

Ahora bien, son estos trabajadores los que más se están enfrentando a los riesgos. Hay compañías como Uber Eats que han manifestado que cubrirían la cuarentena de 14 días de aquel que resultara contagiado. Otras como DoorDash proporciona desinfectantes y guantes. Y otras han adoptado un protocolo para que la comida se deje en la puerta del cliente o en el ascensor y así no haya contacto entre personas.

Sin embargo, como han publicaod medios estadounidenses, las empresas apenas están poniendo medidas de protección, solo aconsejan a los repartidores que se prevengan ante el contagio. “La mayoría se están comprando ellos mismos los guantes y las mascarillas”,admitía a The New York Time Jing Wang, organizador del Biking Public Project.

Como han publicado medios estadounidenses, las empresas apenas están poniendo medidas de protección

Para muchos, la situación les ha puesto ante una difícil decisión. ¿Continuar porque se necesita el trabajo pese a los riesgos? ¿Dejarlo y que no entre dinero en la casa? Según lo comentaba al NYT, Chen, que trabajaba en un restaurante chino de Manhattan, fue uno de los que lo dejó. Otros como Ashikur Rahman se mantienen porque necesitan el dinero. Otros han aguantado algunos días con miedo porque no saben dónde están los focos de contagio.

Mientras, los que se pueden quedar en casa siguen pidiendo la comida a domicilio.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal