La UE mira a los Balcanes: luz verde para negociar con Macedonia del Norte y Albania

Macedonia del Norte y Albania llevaban mucho tiempo esperando esta noticia, y ha sido en mitad de una crisis internacional, la del Covid-19, cuando ha llegado: los ministros de los Veintisiete han acordado dar luz verde al inicio de las negociaciones de adhesión con ambos países balcánicos, insuflando optimismo en el camino hacia el club comunitario para el resto de países de la región, con otros dos países, Serbia y Montenegro, ya en el proceso de adhesión.

Skopie y Tirana cumplieron en 2019 con los requisitos que le pedían los socios europeos para avanzar hacia las negociaciones, lo que hizo que la Comisión Europea recomendara iniciarlas. En el caso macedonio el país llegó a cambiar su nombre con el objetivo de desbloquear la negativa griega. Sin embargo, y a pesar de haber cumplido con las condiciones establecidas por los socios europeos, Francia, con el apoyo de Países Bajos, rechazaron la apertura de las conversaciones.

Nacho Alarcón. Bruselas

Países como España defendían que Macedonia del Norte sí había cumplido, pero que la situación con Albania era distinta, con menos progresos, y que por lo tanto el problema era considerarlos un “paquete”. Propusieron dividir ambas candidaturas pero esa propuesta no terminó de funcionar, así que Skopie se vio arrastrada por Tirana a un nuevo retraso en el calendario.

Las críticas a Emmanuel Macron, presidente francés, por su decisión de vetar el inicio de las conversaciones, fueron muy duras y extendidas, acusándolo de un “error histórico”. El Parlamento Europeo y la Comisión Europea insistieron en que la UE debía cumplir con sus compromisos, y que Macedonia del Norte y Albania habían cumplido con su parte del trato, y los Veintisiete les habían fallado.

Zoran Zaev, por entonces primer ministro macedonio que había negociado el cambio de nombre del país para facilitar las negociaciones con la UE mano a mano con Alexis Tsipras, a la sazón primer ministro heleno, acabó por dimitir y convocar elecciones cuando el bloqueo francés confirmó un nuevo retraso en el inicio de las negociaciones.

Tsipras y Zaev celebran el acuerdo del cambio de nombre de Macedonia del Norte. (EFE)Tsipras y Zaev celebran el acuerdo del cambio de nombre de Macedonia del Norte. (EFE)Tsipras y Zaev celebran el acuerdo del cambio de nombre de Macedonia del Norte. (EFE)

Luz verde a las conversaciones

Los ministros de Asuntos Europeos han aprobado este acuerdo político después de que Francia haya levantado su veto y de que Grecia lograra que en el vocabulario de la decisión se haga un compromiso más fuerte con la protección de la minoría griega en Albania. La exigencias de Atenas, que se resolvieron la semana pasada, evitaban adoptar la medida, ya que ésta requiere de unanimidad.

Para aprobar el inicio de conversaciones y superar la preocupación de un buen número de países con la situación menos avanzada de Albania, se ha acordado establecer una serie de condiciones más duras sobre Tirana en campos como la lucha contra la corrupción para dar garantías a aquellos países más preocupados con la candidatura albanesa y su falta de progreso.

Un manifestante contra el Gobierno de Albania protesta con una bandera albanesa y otra europea. (Reuters)Un manifestante contra el Gobierno de Albania protesta con una bandera albanesa y otra europea. (Reuters)Un manifestante contra el Gobierno de Albania protesta con una bandera albanesa y otra europea. (Reuters)

Una de las críticas hechas a Macron por su negativa a iniciar conversaciones con ambos países era la falta de visión respecto al vecindario de la UE. Los Balcanes siguen siendo una zona clave para el club comunitario, y Rusia ha mostrado su creciente interés por la región, apostando por la desestabilización y por alejar a los países balcánicos del camino europeo como manera de acercarles a su órbita. La decisión de los Veintisiete de bloquear por el momento las conversaciones daban aire a la estrategia de Moscú. China también está aumentando su presencia en una zona clave para que la UE controle y estabilice su vecindario más cercano.

Nacho Alarcón. Bruselas

Para contentar a Macron y sus exigencias de un sistema de negociaciones distinto, la Comisión Europea presentó en febrero una propuesta para reformar el sistema de adhesión, más flexible, con la posibilidad de cancelarlo y con un control más directo por parte de las capitales.

La apertura de negociaciones no significa que de manera inmediata Macedonia del Norte y Albania vayan a entrar a formar parte de la Unión Europea. De hecho, hay países, como Turquía, que comienzan negociaciones de adhesión y estas quedan congeladas. En el mejor de los casos estas conversaciones duran años, son enormemente complejas, llenas de capítulos, reformas y cambios, por ejemplo para reforzar su sistema judicial, que los países tienen que cumplir para ir avanzando en el camino hacia la UE.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal