La lujosa fiesta en EEUU que contagió de coronavirus a gente de todo el mundo

El pasado 5 de marzo, unas cincuenta personas celebraban una fiesta de cumpleaños en el lujoso barrio de Westport, en Connecticut (Estados Unidos). No todos ellos eran norteamericanos; uno de ellos había cogido un avión desde Sudáfrica. Otros habían recorrido menos kilómetros y habían viajado desde Nueva York y desde otras partes del estado.

Ese día, Westport, una ciudad de 28.000 habitantes, no registraba ni un solo caso conocido de coronavirus. Ayer lunes, menos de 20 días después, el gobernador de Connecticut reconocía que 415 personas estaban infectadas y diez habían muerto en el estado.

EFE

La localidad, con menos del 1% de la población de Connecticut, supone más de una quinta parte de los contagios por el virus en el estado. Y el condado de Fairfield, donde se ubica la ciudad, registra 270 casos, el 65 por ciento de este total, según indica 'The New York Times'. Westport aportaba 85.

De camino a Johannesburgo, el empresario sudafricano que había asistido al cumpleaños enfermó, con el riesgo de propagar el virus entre los pasajeros del avión y en su ciudad, lo que no se sabe si ocurrió. Lo que sí hizo al llegar a su domicilio fue autoaislarse en la habitación de su hija y una quincena después ya ha superado la enfermedad. Otra quincena de los asistentes, de dentro y fuera de los límites de Connecticut, a la fiesta también manifestó síntomas compatibles con coronavirus.

Estación Grand Central de Nueva York, casi vacía debido a la alarma sanitaria. (EFE)Estación Grand Central de Nueva York, casi vacía debido a la alarma sanitaria. (EFE)Estación Grand Central de Nueva York, casi vacía debido a la alarma sanitaria. (EFE)

Por ello, unos días más tarde, según informa el 'NYT', Westport cerró sus colegios y edificios públicos y su departamento de salud trabajó con una compañía privada para someter a pruebas de diagnóstico a los invitados a la fiesta. Se presentaron unos 38 invitados. Y más de la mitad de ellos dieron positivo. Uno de los asistentes al cumpleaños declaró a los funcionarios que, tras esta celebración, había asistido a un lujoso evento con más de 400 personas en el área metropolitana de Nueva York, la ciudad que registra casi la mitad de los casos de todo EEUU y donde trabajaban gran parte de los asistentes al convite.

No obstante, no existe evidencia directa de que todos los contagios de Connecticut se deban a esta fiesta. Pero sí de que esta celebración acabó convirtiéndose en un epicentro del virus, que incluso acabó trasladando la enfermedad a otro continente. Es por ello que la prensa norteamericana ha bautizado a la fiesta de Westport como un 'Super Spreader Event', un 'evento súper esparcidor' del virus.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal