India ejecuta a cuatro hombres por la violación y asesinato de una estudiante

Akshay Thakur, Vinay Sharma, Pawan Gupta y Mukesh Singh se han convertido en los primeros ciudadanos indios ejecutados en el país desde el año 2015. Según el tribunal que los juzgó en el año 2013, los cuatro participaron en la violación a una estudiante de 23 años en un autobús en Delhi en el año 2012, un incidente que causó un gran impacto en India y que llevó a las autoridades a decretar nuevas leyes para defender a las mujeres.

En aquella violación participaron seis hombres: uno tenía 17 años en el momento de los hechos, por lo que solo pudo ser condenado a 3 años de internamiento en un reformatorio, el máximo que permitía la ley; otro, llamado Ram Singh, apareció colgado de su celda en enero de 2013, después de que, aparentemente, se hubiera suicidado; los otros cuatro fueron condenados a muerte por el tribunal.

EC/Agencias

Los cuatro condenados habían presentado peticiones al Tribunal Supremo de India para reducir su condena de muerte a cadena perpetua. Sin embargo, los jueces desestimaron el recurso, acabando con toda esperanza legal, al igual que una apelación tramitada a última hora en los minutos previos a la ejecución. La madre de la víctima es una de las personas que han celebrado la ejecución: "Abracé la fotografía de mi hija y le dije que, finalmente, habíamos hecho justicia".

India sigue siendo inseguro

Los hechos sucedieron a las 20:30 horas del 16 de diciembre de 2012. La víctima, a quien la ley india prohíbe nombrar y que es conocida en todo el país por el apodo de Nirbhaya, regresaba del cine en autobús junto a un amigo. Seis hombres que se encontraban ya a bordo atacaron a ambos, apaleando al chico y turnándose para violar a la chica, a quien agredieron brutalmente con una barra de hierro para que no opusiera resistencia. Cuando terminaron, arrojaron sus cuerpos a la carretera desde el propio autobús, dejándoles medio muertos.

Cientos de personas se agolparon a las puertas del centro donde se produjo la ejecución (Reuters)Cientos de personas se agolparon a las puertas del centro donde se produjo la ejecución (Reuters)Cientos de personas se agolparon a las puertas del centro donde se produjo la ejecución (Reuters)

Fueron encontrados desnudos y ensangrentados por unas personas que pasaban por la zona y trasladados a un hospital. Dos semanas más tarde, Nirbhaya moría después de no poder superar las heridas sufridas. La prensa india reaccionó con virulencia a los hechos, con algunos titulares como ‘Despierta India, está muerta’. Se sucedieron multitud de protestas a lo largo y ancho del país, sobre todo de personas jóvenes, durante las dos semanas siguientes. Finalmente, las autoridades de Delhi tomaron algunas medidas como más patrullas policiales nocturnas o controles en los autobuses, a los que se prohibió que tuvieran ventanas o cortinas oscuras.

En 2015, un documental de la BBC llamado ‘Hija de India’ desató una oleada de indignación en todo el país ya que entrevistó a uno de los violadores, que culpó a la víctima por lo sucedido. Tras el juicio que condenó a los violadores en 2013, India aprobó nuevas leyes para proteger a la mujer como castigos más severos para los violadores o considerar delito el acoso o el lanzamiento de ácido a las mujeres, algo que hasta entonces no estaba penado.

Abracé la fotografía de mi hija y le dije que, finalmente, habíamos hecho justicia

Sin embargo, los datos señalan que esas medidas no han surtido efecto. Aunque el primer ministro Narendra Modi dijera este viernes que "la justicia ha prevalecido" y que tienen que "construir una nación donde el foco esté en el empoderamiento de las mujeres", lo cierto es que las violaciones siguen siendo una lacra en India. Los datos recogidos por la Oficina Nacional de Registros Criminales cifran en 33.977 los casos de violación ocurridos en India en el año 2018, lo que supone una media de 93 violaciones cada día. Una auténtica tragedia.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal