Erasmus atrapados en Italia: "No sabemos cómo volver, nos cancelan todos los vuelos"

"Estos días están siendo un caos total, cada día sale una noticia nueva, inesperada, nadie nos avisaba de nada. Queremos hacer nuestra vida con normalidad, pero todo ha ido a peor desde que suspendieron los carnavales de Venecia. Aquí están haciendo todo sobre la marcha", explica a este medio Gloria Torralbo, una estudiante erasmus de cuarto curso de Ciencias políticas y Sociología en la Universidad de Florencia. "De la noche a la mañana nos hemos ido enterando de que iban cerrando todo, pero por nuestros padres, que nos llamaban para contárnoslo". Explica que desde las universidades de España tienen muy pocas noticias, solo les han trasladado las medidas de seguridad que deben seguir y la oportunidad de renunciar a su beca, pero después de la prohibición de todos los vuelos directos entre España e Italia, nadie les está ofreciendo una alternativa real para volver a sus casas.

"Yo quiero salir de aquí, igual que todos los estudiantes erasmus. Nadie nos ayuda, no sabemos qué hacer. Tenía un vuelo para el jueves, pero ha sido cancelado, al igual que todos los de mis compañeros. Los precios de los vuelos son carísimos, de repente se te ponen vuelos por 800 o 1.000 euros y obviamente no nos podemos permitir eso", cuenta la estudiante sevillana.

En Italia la situación no mejora, desde el martes hay sesenta millones de italianos confinados en sus domicilios, por orden del ejecutivo de Giuseppe Conte. El último balance emitido por el Gobierno italiano habla de un panorama todavía más preocupante con más de diez mil infectados de coronavirus y más de seiscientos fallecidos. En España, como medida de contención, el Consejo de Ministros ha aprobado la prohibición de todos los vuelos directos entre España e Italia. Este veto, que se mantendrá hasta el próximo 25 de marzo, por el momento, ha dejado en tierra a muchos estudiantes erasmus que están asustados por la situación y no saben cómo volver a su país.

Javier Brandoli. Roma

"En el momento que se conoció que se iban a cancelar los vuelos directos entre España e Italia se formó el caos"

"Yo recibo mucha presión desde España por mis familiares, porque quieren que me vaya, pero es que es imposible, no se puede hacer nada porque han cerrado las fronteras. Han cerrado todo y ya solo nos queda estar aquí, comprar comida para unas pocas semanas y no hacer nada, porque nos recomiendan que no salgamos de casa y que intentemos no viajar. Y todavía no tenemos ni mascarillas ni desinfectante porque todavía siguen agotados", sentencia la estudiante.

"Desde España solo nos han enviado un correo"

La gran mayoría de los estudiantes que ha podido contactar este medio, denuncian lo mismo, que lo único que han recibido desde España son correos genéricos muy limitados, en el mejor de los casos, porque otros, solo han recibido un correo de sus universidades de origen. En esos correos se les transmite información genérica, pero en ninguno se les da una solución para volver a casa. "Desde Italia tenemos muy poca información, no nos incluyen en la mayoría de los correos. Ayer nos enviaron un mensaje, donde nos dicen que se ha alargado hasta el tres de abril el cierre de la universidad. Aunque algunas clases las damos telemáticamente. Los que más implicado están son los estudiantes que ayudan a los erasmus, pero las organizaciones no", detalla Almudena Sancho, una estudiante de ingeniería electrónica y automática industrial.

"El coronavirus en sí, me es indiferente, lo que me agobia es la situación. Ves que van cerrando bares, discotecas, museos y te quedas sin nada que hacer. Vas al súper y cada vez hay menos cosas", explica la estudiante madrileña, a la que también le han cancelado el vuelo que tenía este viernes para volver a casa.

Ni información ni tiempo para decidir

Otro de los problemas que señalan los estudiantes españoles que se encuentran en Italia es que no solo no han tenido información de lo que estaba sucediendo en el momento, sino que además no han tenido tiempo para decidir. Adrián Mulero, un estudiante de Arquitectura que vive en el barrio Statuto en Florencia, explica que primero pensó en tener información sobre la cancelación de las clases, para luego decidir, pero que en el momento que se conoció que se iban a cancelar los vuelos directos entre España e Italia se formó el caos.

Uno de los grupos de estudiantes con los que ha hablado este medio.Uno de los grupos de estudiantes con los que ha hablado este medio.Uno de los grupos de estudiantes con los que ha hablado este medio.

"Todos nos apresuramos a coger los vuelos lo antes posible. Yo anoche conseguí un vuelo para el miércoles por la mañana, pero en el mismo día me enviaron un correo diciéndome que lo han cancelado y que me darían información para meterme en otro diferente o que me ofrecerían una solución para poder volver a España, la cosa es que han pasado más de 6 horas desde ese correo y no tengo esperanza de recibir ninguna respuesta".

"Al final, han sido ellos los que han decidido por nosotros cerrándonos las fronteras y sin dejarnos volver ni tan siquiera con un día de diferencia"

"Yo quiero volver, pero ahora mismo no hay opción para volver. Me siento mal en el sentido de que nadie nos ha informado lo suficiente ni nadie nos ha estado contando lo que estaba pasando realmente. Lo peor es que no nos han dado tiempo para elegir qué hacer, ni desde as universidades de destino, ni la de origen. Ninguno de los gobiernos nos ha estado informando. Al final, han sido ellos los que han decidido por nosotros cerrándonos las fronteras y no nos han dejado volver ni tan siquiera con un día de diferencia", critica el estudiante madrileño.

El estudiante de arquitectura nos cuenta que lleva todo el marte mirando vuelos, pero que ya ha desistido: "Las soluciones que nos proponen las propias aerolíneas son marchar a otros países europeos desde los cuales viajar a España, todo esto con un coste muy elevado. Por ello ya he dado por hecho que voy a tener que quedarme aquí estas semanas. He pensado en otras vías, pero dadas las restricciones, va a estar muy complicado moverse en tren o autobús dentro de Italia. Aunque sí conozco a gente que ha comprado billete de autobús hasta Barcelona para este viernes".

Vista del jabalí de bronce, Porcellino, con una mascarilla, en el centro de Florencia, Italia. (EFE)Vista del jabalí de bronce, Porcellino, con una mascarilla, en el centro de Florencia, Italia. (EFE)Vista del jabalí de bronce, Porcellino, con una mascarilla, en el centro de Florencia, Italia. (EFE)

Raquel Villegas, una estudiante de cuarto curso de Enfermería es una de esas personas que está barajando la posibilidad de volverse en autobús. "Dos amigas mías fueron ayer al consulado y les han comentado que si pueden, que se marchen lo antes posible para España. Junto a ellas he cogido un vuelo para el jueves Florencia-Madrid, aún no nos lo han cancelado pero ya es una realidad que no van a dejarnos volar", lamenta Villegas. También explica que desde su universidad, la Universidad de Granada sí que están pendientes de su situación, pero tampoco le ofrecen ninguna solución.

Éxodo erasmus

Otro problema que están experimentando es la pérdida de compañeros de piso. Muchos viven compartiendo domicilio entre varias personas. El problema viene cuando un compañero se va, porque los que se quedan en la casa tienen que buscar a otra persona con la que poder cubrir los gastos. Saray Díez, una estudiante de cuarto curso, de Ingeniería electrónica y automatismo industrial, tiene este problema ya que firmó un contrato con su casero hasta junio. En su piso ya solo quedan ella y otra española y además de habérselo explicado a su casero, no sabe qué hacer, porque no encuentra nuevos compañeros de piso, ya que se está dando un éxodo de los estudiantes erasmus desde Italia.

Agustín Rivera. Málaga

La plaza de San Francisco de Asís, desierta. (Gloria Torralbo)La plaza de San Francisco de Asís, desierta. (Gloria Torralbo)La plaza de San Francisco de Asís, desierta. (Gloria Torralbo)

"Hace unas semanas la vida aquí era normal, había clases, se podía ir al gimnasio, solo había asiáticos con las mascarillas. Cuando cerraron las universidades y los lugares de ocio ya empezamos a preocuparnos", detalla la estudiante madrileña. "Hace dos días fuimos de viaje a Perugia y en una cafetería no podíamos entrar más de dos personas y teníamos que estar separados por un metro. En el bus igual, una persona por fila. Y a partir de ayer todos los bares, restaurantes, etc cerrados a partir de las seis".

Explica que la situación cada vez es más agobiante, porque todo les ha venido de golpe. "Tengo dos vuelos: uno desde Florencia directo a Madrid que probablemente me cancelen. Y otro con escala a Paris que puede que si me dejen. En cuanto llegue iré directa a urgencias para asegurarme de que todo está bien". Desde la Universidad de Alcalá de Henares dice que se preocupan por su situación, pero que no tienen apenas información. En su universidad de Italia solo le han comunicado la suspensión de las clases, pero todavía nadie les ha dado una solución para poder volver a sus hogares.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal