El alcalde del 'Wuhan italiano': "Al virus se le gana con responsabilidad colectiva"

Franceso Passerini es alcalde de la localidad de Codogno, al que se le conoció durante un tiempo como el 'Wuhan italiano' y que ha registrado hasta ahora 34 fallecidos. El jefe del consistorio lombardo, de 35 años, se ha permitido dar un mensaje de esperanza después de que la ciudad se sometiera a unas estrictas medidas de contención y el número de contagios hayan descendido bruscamente desde entonces. La batalla aún no se ha ganado, "pero estamos muy cerca", afirma en una entrevista en el diario italia Il Corriere della Sera.

"Nuestro modelo ha funcionado, las medidas más rígidas para todos son las correctas", apunta Passerini.

El "modelo Codogno", como ya se conoce el paquete de medidas que se aplicaron en la localidad italiana y en los pueblos cercanos, como Casalpusterlengo e Castiglione d’Adda que eran el foco de la epidemia, parece que está funcionando. "El 10 de marzo los positivos eran 9 y el martes eran 4, pero antes se crecía en modo exponencial", detalla Passerini.

"Nuestro modelo ha funcionado, las medidas más rígidas para todos son las correctas"

"Son numeros aún muy limitados, pero nos hacen estar esperanzados. Los contagios han aumentado en pocas unidades y lo mismo vale per todos los demás ayuntamientos de la ex 'zona roja'. Estamos cerca del crecimiento cero, lo que confirma que la emergencia del Covid-19 se combate solo de una manera", añade el alcalde.

Quiosco de prensa en Codogno (EFE)Quiosco de prensa en Codogno (EFE)Quiosco de prensa en Codogno (EFE)

Sin embargo, cuando se le pregunta si él cree que la 'zona roja' -es decir, la decisión de establecer estricitas medidas que restrinjan el movimiento de la población, cierre de colegios-, Passerini señala que "no solo" basta con eso. "Se necesita un cambio de mentalidad y de comportamiento. Se vence con la responsabilidad colectiva, todos aquí se han preocupado por su salud y por la de los demás. Aquí está la clave", destaca.

Aunque no existan aún estadísticas fiables -porque la ciencia necesita tiempos más largos para establecer patrones- hay indicadores importantes como el gráfico de los contagios que nos puede ayudar a ver un mapa de la situación. Y mientras que en Lombardía el gráfico sigue subiendo, en la antigua 'zona roja' los casos están bajando desde hace varios días.

Así lo confirma el primer estudio realizado por los expertos de la unidad de crisis de la región: "En el periodo del 1 al 4 de marzo en la 'zona roja' (Codogno) ha habido un desarrollo estable de pruebas positivas con respecto a los días anteriores (26-29) y una disminución del 30% respecto al periodo del 21 al 25 de febrero, cuando se ha detectado el brote".

Codogno (Italia) (EFE)Codogno (Italia) (EFE)Codogno (Italia) (EFE)

El presidente de la región Lombardia, Attilio Fontana, le había pedido al Gobierno que adoptara las mismas medidas que las que tomó para la 'zona roja', cosa que a Passerini le parece "lo correcto" y lo que habría que hacer. Ayer Italia cerró todos los bares, restaurantes, tiendas y establecimientos menos supermercados y farmacias en todo el país.

"Lo dicen los médicos, lo dicen los datos. Y lo dicen sobre todo los habitantes de Codogno, de Castelpurlengo, de San Fiorani, de San Castiglione", apunta. Y de hecho, Passerini cree que entre la población de esa zona hay preocupación porque no se adopten medidas extrictas como las que han vivido ellos porque no quieren que "los sacrificios que han hecho puedan ser en vano".

El alcalde explica que pidieron ellos mismos ser aislados porque se dieron cuenta de que era la "medicina correcta para curar una enfermedad grave. Todos aquí tuvimos esta percepción inmediatamente".

En Codogno el aislamiento al que han sido sometidos ha hecho aflorar la responsabilidad colectiva. Ha surgido "un espíritu de comunidad que creíamos que habíamos perdido. Al segundo día del aislamiento, mientras escuchaba los problemas de quien estaba bloqueado, me he encontrado con dos señores que me han dicho que no tenían pegas, que estaban dispuestos a ayudar. Desde ese momento, los voluntarios han sido muchísimo", afirma el alcalde antes de alentar a seguir luchando contra la enfermedad: "No estamos ni siquiera a la mitad, es necesario seguir para adelante. Es la único cosa que tenemos que hacer, pero esta vez todos juntos".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal