Muere 'Popeye', el sicario de Pablo Escobar que reveló sus lazos con ETA

El narcotraficante colombiano John Jairo Velásquez Vásquez, alias 'Popeye', antiguo sicario de Pablo Escobar, ha muerto este jueves de madrugada en el Instituto Nacional Cancerológico de Bogotá, donde estaba siendo atendido por un cáncer de estómago en fase terminal. El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) ha informado del fallecimiento en un comunicado en el que ha explicado que se encontraba ingresado desde el 31 de diciembre de 2019.

Vásquez, quien resultó fundamental en la estructura criminal del cártel de Medellín, ha enlazado penas de prisión incluso desde antes de la muerte de Escobar, en 1993, por diversos delitos que van desde el terrorismo y el narcotráfico hasta el asesinato. Después de pasar entre rejas 24 años, salió libre en 2014 y, a partir de entonces, adquirió cierta relevancia mediática por el auge del fenómeno Pablo Escobar en medios de comunicación y en la cultura popular. Fue capturado de nuevo el 25 de mayo de 2018 y en 2019, regresó a prisión al ser condenado por extorsión y asociación para delinquir.

Estaba hospitalizado desde el pasado 31 de diciembre y tenía metástasis en los pulmones, hígado y otros órganos.

El Confidencial

El cártel de Medellín fue una de las mayores organizaciones dedicadas al narcotráfico. Comenzó a atentar con frecuencia en la década de los ochenta y se vio obligada a buscar una alianza con la banda terrorista ETA en los noventa. Aunque las versiones sobre cómo entablaron contacto con los vascos difieren, todo apunta a que un experto en explosivos de la banda, conocido como 'Miguelito', fue quien enseñó a los hombres de Escobar a fabricar coches bomba y a perpetrar actos de terrorismo sin precedentes hasta la fecha.

'Popeye' fue la persona que más información proporcionó sobre la figura del etarra 'Miguelito', aunque muchos de los detalles de sus historias han cambiado con el tiempo: según el que fuera jefe de sicarios de Pablo Escobar, el primer contacto con él corrió a cuenta de uno de los capos del cártel de Cali, que mantuvo una relación de alianza estratégica con el cártel de Medellín hasta que la situación se torció. Según su versión, 'Miguelito' les enseñó todas las técnicas de elaboración de explosivos que utilizaba la banda en España y, con ellas, los colombianos fueron capaces de construir hasta 350 coches bomba.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal