¿De dónde procede la tradición de la cuarentena para casos como el coronavirus?

El pasado 25 de enero, China tomaba una de las decisiones más difíciles de llevar a cabo en una economía global como la que tenemos hoy en día: cerraba una ciudad como Wuhan, con once millones de habitantes. Nadie podía entrar ni salir por miedo a la propagación del coronavirus, un problema que ya ha matado, al menos, a 722 personas e infectado a más de 35.000.

Pero esa cuarentena no ha evitado que el virus de Wuhan se extienda por medio mundo y ya hay más de 25 países afectados. Todos los casos sospechosos de padecer el coronavirus son aislados para evitar posibles contagios y tienen que pasar por una cuarentena que confirme o descarte la enfermedad. Pero, ¿de dónde viene esa tradición de la cuarentena?

Tal y como recuerda la BBC, la primera mención a la aplicación de la cuarentena queda registrada en el Antiguo Testamento como una fórmula para luchar contra la lepra. "Yahvé le dijo a Moisés: Manda a los hijos de Israel que echen del campamento a todos los leprosos, a los que están impuros por flujo seminal y a todos los están impuros por haber tocado algún muerto".

Cuarentena y la peste

Sin embargo, para que la palabra cuarentena se instalara en el léxico moderno hubo que esperar muchos siglos. De hecho, es la peste que afecta a Europa a lo largo del siglo XIV la que hace instaurar medidas drásticas contra los enfermos. Por ejemplo, Bernabé Visconti, señor de Milán en la segunda mitad de ese siglo, hace expulsar de la ciudad a los enfermos bien para que se recuperaran de su enfermedad o bien para que murieran lejos de sus dominios.

EFE

Lo mismo sucedió en Ragusa, lo que hoy es la ciudad croata de Dubrovnik: primero se creó un lugar extramuros para atender a los enfermos; pero como los resultados no fueron todo lo satisfactorios que se esperaba, el consejo de la ciudad terminó aprobando una ley para aislar a los ciudadanos enfermos o a los visitantes que procedían de zonas endémicas. Se impuso un trentino o periodo de 30 días de aislamiento, que es la antesala directa de la cuarentena.

Marsella, Pisa, Génova o Venecia fueron ciudades que copiaron la medida de Ragusa. Pero un siglo más tarde, la ciudad de los canales fue un paso más allá: sufrió las embestidas de la peste bubónica y creó los primeros hospitales solo para infectados por la enfermedad. Lo hizo en una pequeña isla frente a la de Lido llamada Lazareto Viejo y allí eran derivados todos los enfermos para morir sin infectar a nadie: y aunque fue drástico, surtió efecto y sirvió para contener la enfermedad.

Venecia, en el siglo XV, fue la primera ciudad en instaurar la cuarentena, ampliando en diez días el periodo de aislamiento del 'trentino'

Años después, Venecia decidió ampliar aquel antiguo trentino de aislamiento a una ‘quaranta’ o cuarentena para los barcos que procedían de oriente y que llegaban cargados con todo tipo de productos exóticos, pero también con personas enfermas. Se les alojaba en otra isla cercana a la de Venecia y solo podían abandonarla después de 40 días, es decir, cuando hubieran demostrado que no estaban infectados por ningún virus.

Lo que no queda claro a lo largo de la historia es por qué se decidió que fueran 40 días: hay quien apela a doctrinas de los médicos griegos, que hablaban del periodo máximo para que un virus se mostrara contagioso; otros creen que se trata de un asunto religioso, pues 40 son los días que Jesús pasó en el desierto en solitario; o quienes recuerdan a Pitágoras, que siempre concedió al 4 un estatus de número especial. Sea como fuere, la cuarentena sigue vigente hoy en día, más de 500 años después de que se instaurara por primera vez.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal