Cuelga un retrato de Putin en un ascensor y graba las reacciones de los vecinos

Los youtubers acumulan miles de seguidores en las redes sociales gracias a su imaginación, su capacidad de comunicación y, en algunos casos, la locura al poner en juego su propia vida. Pero lo que ha hecho Bashir Dojov, un joven con 60.000 seguidores en su cuenta de YouTube, ha sido realmente divertido.

A este bloguero se le ocurrió el año pasado colgar un enorme cuadro de Vladimir Putin en el ascensor de su casa. Al mismo tiempo, colocó una cámara junto a la que ya había de seguridad dentro del ascensor, de tal manera que pudiera grabar las reacciones de los vecinos al encontrarse la pintura. Y lo recogió todo en un vídeo que, ahora, se ha convertido en todo un éxito.

En apenas una semana, el vídeo ha sido visto más de dos millones de veces, convirtiéndose en un fenómeno viral. Incluso hay quien opina que más allá de las encuestas de popularidad sobre el presidente ruso, este experimento podría ser la mejor manera de saber qué opinan los ciudadanos del líder de su país.

Respuestas para todos

El primer hombre que entra en el ascensor no se lo piensa: "¡Mierda, se han vuelto locos!". A otros se les escapa una risa floja, un suspiro o, directamente, se preguntan si es verdad que alguien ha colocado un cuadro de su presidente en el lugar que utiliza varias veces cada día. Porque lo que se repite una y otra vez es que a los usuarios del ascensor no les gusta la idea.

Las personas mayores son las que peor reaccionan ante el cuadro e incluso uno de ellos llega a hacer burla a la cara de Putin

Uno exclama que quiere protestar, otro se pregunta "qué idiota ha colgado esto". Incluso hay una mujer que parece llamar a alguien para contarle la curiosa aparición en su ascensor. Las personas mayores son las que peor reaccionan ante el cuadro y uno de ellos llega a hacer burla a la cara de Putin al creerse solo en el ascensor.

Lo más divertido, tal y como publica La Vanguardia, es cuando una mujer le dice a su hija si puede quitar el cuadro, pero ella se da cuenta de la cámara instalada y le dice que no. Entonces se ríen y comienzan a alabar a Vladimir Putin: "Oh, nosotros te queremos mucho". Y el caso de un vecino al que se le cae el retrato del presidente, una vez que se ha acabado el pegamento, pero que rápidamente vuelve a colocar… por si le ve el líder.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal