Cerca de 60 heridos en EEUU por caerles combustible lanzado desde un avión

En torno a 60 personas se vieron afectadas por el combustible arrojado desde un avión que regresaba para aterrizar de emergencia en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles. El combustible cayó sobre seis escuelas diferentes, aunque las heridas no revisten gravedad y ninguna persona tuvo que ser ingresada en centros hospitalarios.

Un Boeing 777 de Delta en su camino a Shanghai detectó un problema con el motor poco después del despegue y tuvo que regresar, tras 24 minutos de vuelo, al aeropuerto. En ese proceso, tuvo que arrojar combustible, que cayó sobre varias escuelas de la zona, afectando sobre todo a la Escuela Primaria Park Avenue, donde los niños estaban en el recreo. En este centro, 20 niños y 11 adultos reportaron heridas leves.

F. Sánchez

"El avión aterrizó con seguridad después de una liberación de combustible, que era necesaria como parte del procedimiento normal para alcanzar un peso de aterrizaje seguro", ha señalado Adrian Gee, portavoz de Delta. "Estamos en contacto con el aeropuerto de Los Ángeles y con el Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles y compartimos la preocupación con respecto a las lesiones menores reportadas de adultos y niños en las escuelas de la zona".

Problema con el motor

Aviones grandes como el Boeing 777 tienen la capacidad de volcar combustible durante un vuelo para reducir su tonelaje y lo hacen para, ante situaciones de emergencia, no exceder el peso máximo necesario para realizar un aterrizaje seguro. Teniendo en cuenta que el Boeing 777 apenas llevaba 24 minutos de vuelo y su destino era tan lejano, Shangai, soltar combustible podía resultar conveniente para evitar problemas en su regreso al aeropuerto.

"Estos procedimientos requieren que el combustible sea arrojado sobre áreas despobladas designadas"

No obstante, John Cox, un piloto comercial retirado y experto en seguridad aérea, explicaba en declaraciones citadas por Buzzfeed News que se trataba de una maniobra rara, ya que, en la mayoría de los casos, el combustible se evapora porque el avión ya ha alcanzado una altitud lo suficientemente elevada como para que no sea un peligro para las personas en tierra.

Es por eso que la Administración Federal de Aviación ha confirmado que está "investigando a fondo las circunstancias" detrás del suceso. "Hay procedimientos especiales de descarga de combustible para las aeronaves que operan dentro y fuera de cualquier aeropuerto importante de los Estados Unidos", indicaba este organismo. "Estos procedimientos requieren que el combustible sea arrojado sobre áreas despobladas designadas, normalmente a altitudes más altas (por encima de 600 metros) para que el combustible se atomice y se disperse antes de que llegue al suelo". Según la web Flightradar24, la altitud del avión cuando soltó el combustible era de 700 metros, aproximadamente.

Funcionarios estatales y locales expresaron su enfado y exigieron respuestas, responsabilidad y una investigación exhaustiva.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal