Sídney se prepara para el peor verano de su historia: su aire ya es peor que Nueva Delhi

Sídney, la ciudad más poblada de Australia con casi cinco millones de habitantes, lleva semanas sufriendo la ola de incendios que asolan al este del país. Sus habitantes se han acostumbrado a un espero manto gris que cubre la ciudad a diario y ya es habitual ver a muchas personas que salen a la calle con mascarillas para protegerse de la contaminación.

Pero si todo esto ha ocurrido en la primavera austral, ¿qué pasará cuando llegue el verano en pocas semanas? Los expertos no son nada halagüeños y esperan una de las sequías más severas de la historia del país sin que apenas se reciba agua en tres meses. Esa falta de lluvias provocará estampas como las que ya estamos viendo en los últimos días.

El humo está provocando imágenes nunca antes vistas en Sídney (EFE/Steven Saphore)El humo está provocando imágenes nunca antes vistas en Sídney (EFE/Steven Saphore)El humo está provocando imágenes nunca antes vistas en Sídney (EFE/Steven Saphore)

El sol rojo proyectando temperaturas muy altas sobre Sídney se mezcla sobre la capa de humo que cubre la ciudad, dejando imágenes preocupantes. Y aunque este próximo fin de semana pueda haber un ligero paréntesis, expertos como la meteoróloga Sarah Chadwick creen que la situación se prolongará al menos hasta el mes de enero: pasarán la Navidad bajo el humo.

Sin lluvia en el horizonte

Ese sol en tonos rojizos es una de las señales más alarmantes de la situación que se vive en Sídney: el sol y la luna, ante el ojo humano, aparecen en tonos blancos, pero están formados realmente por muchos colores. Ahora, las partículas de ceniza están provocando que los tonos azules del arco iris queden anuladas y lo que se proyecta es ese llamativo color rojo.

La calidad del aire en Sídney ya es peor que en Nueva Delhi (EFE EPA/Steven Saphore)La calidad del aire en Sídney ya es peor que en Nueva Delhi (EFE EPA/Steven Saphore)La calidad del aire en Sídney ya es peor que en Nueva Delhi (EFE EPA/Steven Saphore)

Chadwick explica al Daily Mail que los vientos pueden cambiar ligeramente, pero "el humo se mantendrá hasta que apaguemos los incendios. Lo principal que necesitamos es un buen aguacero y no tenemos ninguno en el horizonte en este momento". Y ante la ausencia de lluvias, la calidad del aire no dejará de empeorar en las próximas semanas.

Las estadísticas no mienten: la calidad del aire es la peor de la historia de Sídney desde que se tienen registros. Ni los terribles incendios de diciembre de 2001, recordados por todos los australianos, tuvieron el impacto que los fuegos de este año están teniendo sobre la ciudad y sus habitantes por la mala calidad del aire que se respira. Y un dato lo resume todo: el martes 3 de diciembre, la contaminación de Sídney era casi el doble que la de Nueva Delhi, en India.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal