¿Qué pasó de verdad con el MH370 de Malaysia Airlines? El rumor que no cesa

El periódico de ayer solo sirve para envolver pescado. Los lectores ponen los cuernos a las noticias por otras noticias. A diario. Ni los grandes temas logran estar siempre de actualidad; las noticias sobre corrupción en España, por ejemplo, ya no son lo que eran. Resulta asombroso, por tanto, que la noticia con más minutos de lectura en 2019 en el mundo haya sido una investigación de la revista estadounidense 'The Atlantic' sobre el vuelo MH370 de Malaysia Airlines, desaparecido el 8 de marzo de 2014 con 239 personas a bordo. Nunca más se supo.

Mas de media década y miles de artículos después, la atención del caso no solo no decae, sino que tiene picos monstruosos de lecturas. Según los datos anuales de Chartbeat, medidor de referencia sobre el tráfico en internet, el artículo de 'The Atlantic' -titulado 'What Really Happened to Malaysia's Missing Airplane'- sumó más de 30 millones de minutos de lectura. Primer puesto entre 54 millones de noticias analizadas.

“La lista de este año es un recordatorio contundente de que los lectores siguen hambrientos de historias de formato largo”, según el CEO de Chartbeat, John Saroff.

La investigación

Más allá de que cualquier información sobre el MH370 se lea mucho, hay que reconocer los méritos del artículo de 'The Atlantic'. En medio del bombardeo informativo diario, lograr que un lector 'pinche' en un titular es fácil, pero conseguir que cientos de miles permanezcan varios minutos leyendo la misma página es muy complicado. Algo tiene que tener tu reportaje.

El de 'The Atlantic' -escrito por William Langewiesche, periodista especializado en aviación- tenía fuentes, información relevante (sobre el oscuro momento personal del comandante del avión, deprimido y quizá con idea de suicidarse, y sobre un sospechoso simulador de vuelo que tenía en casa y en el que habría ensayado la ruta aérea maldita) y una tesis plausible: pudo tratarse de un suicidio/asesinato masivo premeditado del piloto. El artículo no cierra el caso, pero al menos sí estrecha el número de posibilidades, lo que no es poco tratándose del MH370, fuente interminable de hipótesis.

Según el artículo, el piloto pudo ascender hasta los 12.000 metros para despresurizar la cabina, los pasajeros quedaron grogui tras acabarse el oxígeno de las mascarillas, hubo un cambio de rumbo y el avión cayó en un punto indeterminado del océano tras consumir la gasolina.

Las conspiraciones

“La idea de que una máquina sofisticada, con sus instrumentos modernos y sus comunicaciones redundantes, pueda sencillamente esfumarse va más allá del reino de lo posible. Ya es difícil borrar del todo un 'email'... se supone que un Boeing 777 siempre está electrónicamente accesible. La desaparición del avión ha generado multitud de teorías. Muchas son completamente ridículas, pero todas han cobrado viva por el hecho de que, en estos tiempos, los aviones comerciales simplemente no se desvanecen”, escribe Langewiesche.

La desaparición del avión ha generado multitud de teorías. Muchas son completamente ridículas

En efecto, a estas alturas de la era del 'todo está conectado', resulta inverosímil que un avión se volatilice sin dejar rastro. Para que tal cosa ocurra, tienen que darse varias circunstancias, por ejemplo, una gran negligencia oficial. Langewiesche critica la opacidad de las autoridades de Malasia. No ya es que buscaran el avión en zonas absurdas, es que propiciaron el típico escenario conspiratorio: cuando se combinan suceso extraño y falta de información.

La lista de teorías sobre la desaparición es tan larga como extravagante. El avión fue secuestrado. Fue víctima de un ataque suicida yihadista. De una operación norcoreana de desestabilización. EEUU lo capturó y lo confinó en secreto en la base militar del atolón de Diego García. Aterrizó misteriosamente en la jungla de Camboya. Fue abducido por un agujero negro. Y un largo etcétera de insensateces.

La intriga infantil

Se ha escrito que el piloto habría sido localizado con vida (y amnesia) en un hospital de Taiwán. O que todos los pasajeros estarían vivos, pero no pueden escuchar sus teléfonos móviles, lo que suena a capítulo de 'Lost', serial sobre los supervivientes de un vuelo que aterriza en una isla desierta... y bizarra. A lo tonto, las analogías con 'Lost' quizá nos den claves de la fijación internacional con el MH370.

La desaparición del MH370 es el culebrón informativo perfecto porque es un misterio sin resolver que suena a ciencia ficción y viajes en el tiempo. Una intriga irresistible. La clásica historia que te rompe la cabeza, como 'Lost'. O como el 'El final de la cuenta atrás', filme sobre un portaaviones estadounidense que sale de Hawái en 1980, desaparece tras una tormenta eléctrica y reaparece un día antes del ataque japonés a Pearl Harbor en 1941.

Por no hablar de 'Moebius', película sobre un vagón lleno de pasajeros que se volatiliza en el metro de Buenos Aires y permanece en una realidad paralela mientras las autoridades se vuelven locas tratando de localizarlo.

Es difícil resistirse a estas historias que ves de joven y te dejan las neuronas bailando. La obsesión con el MH 370 nos conecta con lo más profundo de la fascinación infantil con las intrigas fantásticas.

El otro avión

William Langewiesche tiene una trayectoria biográfica curiosa que le ha llevado a especializarse en incidentes aéreos… sin mayor dificultad. Su padre fue piloto. Langewiesche fue piloto profesional durante años y trabajó en revistas de aviación antes de dar el salto al periodismo de investigación.

La crisis del Boeing 737 se llevó este lunes por delante al CEO de la multinacional estadounidense. La compañía acababa de paralizar la fabricación del Boeing 737 MAX, vetado para volar desde marzo tras sufrir dos accidentes fatales en los últimos 14 meses en Indonesia (189 muertos) y Etiopía.

Pues bien: William Langewiesche publicó en septiembre una investigación sobre el Boeing estrellado en Indonesia que también se ha colado en la lista de artículos con más minutos de lectura del año (en la posición 37): 'What Really Brought Down the Boeing 737 Max?', publicado en ‘The New York Times Magazine’. Lo que da idea de la pericia de Langewiesche y del interés que despiertan estos asuntos.

Langewiesche escribe poco, porque dedica meses a sus investigaciones, pero cada vez que escribe, caen los aviones y sube el pan.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal