Macroinversión rusa para modernizar su única base naval en el extranjero

Rusia anunció este martes que invertirá 500 millones de dólares en la modernización del puerto sirio de Tartus, en el mar Mediterráneo, que acoge la única base naval rusa en el extranjero. "Rusia tiene intención de poner orden en el viejo puerto y construir un nuevo puerto comercial. La suma de la inversión en los próximos cuatro años ascenderá a los 500 millones de dólares", declaró a la prensa rusa el viceprimer ministro Yuri Borísov.

Europa Press

En el marco de ese programa, adelantó que Moscú comenzará en 2020 la construcción de una nueva terminal de transporte de cereales, "lo que permitirá a Rusia, como un importante exportador de grano, garantizar una presencia permanente en el mercado de Oriente Medio".

Cesión de 49 años de Siria

Borísov hizo estas declaraciones tras reunirse en Damasco con el líder sirio, Bachar al Asad, con el que abordó asuntos como el restablecimiento de las infraestructuras civiles. En virtud de un convenio bilateral hecho público a principios de 2017, Siria cedió a Rusia el puerto de Tartus como base naval durante los próximos 49 años.Al respecto, el alto funcionario ruso destacó que, aunque el volumen de carga en el puerto es aún bajo, Rusia ha logrado crear en los últimos años 3.700 puestos de trabajo. En su momento, la prensa rusa informó de los trabajos de dragado para incrementar la profundidad del puerto con el fin de permitir el atraque de cruceros turísticos.Tartus ha servido de punto de mantenimiento técnico y abastecimiento para la flota soviética y luego rusa desde la década de 1970 en virtud de un acuerdo suscrito con Hafez al Asad, el padre del actual líder sirio.

Efe

La Armada rusa regresó al Mediterráneo en 2013 tras más de veinte años de ausencia, y buques como el portaaviones "Almirante Kuznetsov" y el destructor "Pedro el Grande" participaron desde 2015 en los bombardeos contra las posiciones yihadistas en Siria.

Borísov también anunció planes de tender una vía férrea que cruce los territorios de Irak y Siria con el fin de crear un corredor de transporte "Mar Mediterráneo-Golfo Pérsico", lo que dispararía el trasiego de carga a través del puerto de Tartus.En la reunión con Al Asad, el funcionario ruso anunció el suministro de 100.000 toneladas de grano al país árabe en calidad de ayuda humanitaria, entrega que comenzará a finales de este año, y destacó la reanudación de las operaciones en Homs de la única planta de abonos químicos de Siria, en la que se invertirán unos 200 millones de dólares. Además, ambos abordaron la recuperación del control sobre las zonas del país que acogen los mayores yacimientos de petróleo."El proceso de paz en Siria tiene un carácter irreversible, pero el restablecimiento de la economía tendrá que afrontar aún muchas dificultades, especialmente en el marco de las sanciones" contra Damasco, subrayó Borísov.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal