Los incendios en Australia dejan ya cuatro muertos y arrasa 500.000 hectáreas

El centenar de incendios forestales que arrasan Australia se han cobrado la vida de al menos cuatro personas y han dejado hasta el momento a 23 bomberos heridos en el sur del país, donde para hoy se prevén condiciones "catastróficas" en la periferia de Sídney con temperaturas de hasta 47 grados centígrados. La sequía, el calor y los fuertes vientos complican las tareas de extinción de unos fuegos que han arrasado ya alrededor de 500.000 hectáreas.

EFE

El jefe del gobierno del estado de Australia del Sur, Steven Marshall, ha confirmado este sábado la muerte de una persona en Charleston, en las afueras de Adelaida, la segunda en dos días en esta jurisdicción, donde unas 40.000 hectáreas han quedado calcinadas. El fuego también ha destruido al menos quince casas y ha causado una pérdida "muy importante" de ganado, añadió Marshall, que mostró su temor de que estas cifras sean "solo la punta del iceberg". Por su lado, el jefe del Servicio Rural contra Incendios de Australia del Sur, Mark Jobs, indicó que 23 bomberos resultaron heridos el viernes combatiendo las llamas.

Mientras, en el estado de Nueva Gales del Sur, el más afectado por los incendios y donde está vigente el estado de emergencia, las autoridades se prepararon para hacer frente a unas condiciones "catastróficas" creadas por la ola de calor en el oeste de Sídney. La mayor ciudad del país se encuentra cercada por incendios que arden en su periferia boscosa, incluidos los focos de Gospers Mountain, a unos 200 kilómetros al noroeste, y de Green Wattle Creek, a unos cien kilómetros al suroeste, donde el jueves murieron dos bomberos y tres más resultaron heridos.

El de Gospers Mountain es el mayor de los incendios que arden en Australia, con unos 4.500 kilómetros cuadrados afectados, un área que equivale a la mitad de la superficie de Puerto Rico. En Nueva Gales del Sur, uno de los estados más afectados también por una de las peores sequías en Australia, los incendios han causado este año ocho muertos y calcinado unas 800 casas y casi 30.000 kilómetros cuadrados de terreno, una superficie cercana a la de Bélgica. El humo provocado por estos fuegos cubre desde hace semanas diversas ciudades como Sídney y hoy se posan sobre Camberra, donde las autoridades elevaron el nivel de alerta sanitaria. Esta oleada de incendios comenzó antes del inicio del verano austral, que comienza mañana con altas temperaturas y en el que se prevé una escasez de lluvia hasta el 21 de marzo. Los peores incendios en Australia ocurrieron en el sureste del país el 7 de febrero de 2009 en el denominado "Sábado negro", cuando murieron 173 personas en la que se considera el peor desastre natural de la historia moderna del país.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal