Greenpeace 'prende fuego' a la sede donde se celebrará la cumbre de la UE en Bruselas

Un edificio en llamas para concienciar sobre la "emergencia climática". Greenpeace ha tomado la fachada del edificio donde hoy y mañana se celebrará el tradicional Consejo Europeo del mes de diciembre y ha simulado un incendio para reclamar objetivos más ambiciosos contra el cambio climático.

"¡Europa está en llamas!", ha denunciado la ONG en un comunicado. La protesta coincide con la etapa final de la cumbre climática internacional que se celebra estos días en Madrid y en la que, según Greenpeace, Europa tampoco "está asumiendo el liderazgo necesario para evitar los peores impactos del cambio climático".

61 activistas han llegado de madrugada en un camión de bomberos rojo de época y, entre todos, han desplegado en el lugar donde se celebra el Consejo Europeo un gran mensaje con letras quemadas en el que se podía leer “Emergencia climática”. Después, 28 de ellos han escalado y han envuelto partes del edificio con imágenes de gigantescas llamas rojas y amarillas y han creado nubes de humo blanco y negro con bengalas rojas de socorro.

Nacho Alarcón. Bruselas

Según denuncia la ONG, los jefes de Estado acordaron que en este Consejo iban a fijar el año 2050 para que Europa alcanzara la neutralidad climática, pero en la asociación "tiene claro que Europa tiene que actuar desde ya" y fijar una reducción de las emisiones a nivel europeo de al menos un 65% en 2030.

Reclaman que la Unión Europea que asuma su responsabilidad y se erija como líder mundial contra el cambio climático, ya que tiene el potencial para impulsar la acción climática de países como China e India y es necesario fijar un objetivo más ambicioso y presentarlo a tiempo en la COP26, como establece el Acuerdo de París.

Según Greenpeace, la respuesta política mundial ha sido "lamentable", incluso en Europa, ya que los científicos estiman que con los compromisos actuales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero se producirá un aumento de temperatura global de al menos 3°C a final de siglo y a una "destrucción irreversible" a causa de la degradación del clima.

 Foto: Greenpeace Foto: Greenpeace Foto: Greenpeace

En la nota, Greenpeace también exije al Gobierno de España en funciones "mantenerse alineado con los países progresistas" y al nuevo Gobierno que se forme, que ponga en el centro la lucha contra el cambio climático y fije la reducción de la emisiones al menos en un 55% para el año 2030 respecto a 1990 (y no el 40% que se han marcado ahora).

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tiene previsto asistir a esta cumbre que tratará dos asuntos clave para España: el marco financiero plurianual para 2021-2027, que el Ejecutivo español considera insuficiente, y los compromisos europeos para el cambio climático.

Sobre este segundo asunto, el Ejecutivo quiere un mensaje claro que muestre que la UE está dispuesta a liderar objetivos más ambiciosos de recorte de emisiones, según fuentes de la delegación española recogidas por Europa Press. Eso pasa por conseguir en la cumbre un compromiso unánime de neutralidad de emisiones de carbono en 2050. De hecho, según las mismas fuentes, España apoya la propuesta lanzada por la presidenta de la Comisión Europea, que plantea la reducción de entre el 50 y el 55% de las emisiones de carbono para 2030. También valora positivamente la propuesta de crear un mecanismo de control de carbono en frontera, que sería una nueva fuente de recursos para la UE.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal