Donald Trump Jr. cazó un muflón en peligro de extinción en Mongolia

Donald Trump vive envuelto en la polémica. Ahora el protagonista es su hijo, Donald Trump Jr., del que se ha sabido que este verano cazó en Mongolia una rara especie de muflón en peligro de extinción…aunque con permiso (retroactivo) del presidente del país.

Según unos informes de ProPublica, citados por The Guardian, Trump Jr. fue acompañado en su viaje, y cacería, por Mongolia por la seguridad estadounidense y la mongola y durante el mismo cazó un argalí, un tipo de muflón de grandes cuernos que es considerado un tesoro nacional en el país y que se encuentra en peligro de extinción.

Raoul Higuera

"Trump Jr le disparó a un argali por la noche, usando un rifle con una mira láser, según los guías", señala ProPublica. "Evitó que los guías de caza le desmembraran en el lugar de la cacería y les pidió que usaran una lámina de aluminio para transportar el cadáver y no dañar el pelaje y los cuernos", indica Khuandyg Akhbas, uno de los guías.

Casi nunca se otorga

Aparte del argalí, Trump Jr. también mató a un ciervo rojo. Tanto uno como otro necesitaban de un permiso especial para su caza, algo que el hijo del presidente de Estados Unidos no tenía previamente. Según los expertos, la concesión de permisos en Mongolia para este tipo de especies está "controlada por un sistema de permisos opaco que se basa principalmente en el dinero, las conexiones y la política" y que en muy pocas ocasiones se otorga.

Se dice que Trump se reunió con el presidente de Mongolia sugiriendo que se le diera un trato especial a su hijo

Entre la cacería y la expedición del permiso, al mes siguiente de la misma y de que Trump Jr. abandonara el país, se dice que Trump (padre) se reunió con el presidente de Mongolia, Khaltmaagiin Battulga, sugiriendo la posibilidad de que se le diera especial consideración al hijo del presidente estadounidense.

Aún se desconoce si Trump Jr. se llevó los cuernos del argalí a Estados Unidos, un hecho, la importación de trofeos de caza mayor en los Estados Unidos, cuya legalidad es confusa y siempre cambiante. El propio presidente se ha pronunciado en contra de la práctica, denominándolas como un "espectáculo de terror", a pesar de que sus dos hijos son ávidos cazadores de trofeos.

"Espectáculo de terror"

Para importar trofeos de animales en peligro de extinción, un cazador estadounidense debe demostrar que su muerte ha sido beneficiosa para la especie. En 2017, la administración Trump retiró las restricciones a la caza de trofeos de la era Obama antes de restablecer la prohibición. Posteriormente, se dictó una resolución judicial en la que se señalaba que esta última prohibición se había realizado de manera indebida, lo que permitió que las importaciones continuaran.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal