Diagnosticó falsos cánceres infantiles para su propio beneficio económico

Un pediatra británico ha sido acusado de mala conducta por diagnosticar falsamente cáncer infantil a tres niños y con ello preocupar a sus padres e incitarles a que recibieran atención médica privada.

Según nos cuenta el Daily Mirror, Mina Chowdhury dio diagnósticos falsos a tres familias para que se sometieran a escáneres y tests en Meras Healthcare, una clínica privada de la que Chowdhury era director general y accionista.

El Confidencial

En un caso, el pediatra de 44 años comunicó a una madre que su hijo de dos años podría tener "cáncer de sangre o linfoma" y sugirió tratamiento en Londres, alegando que ningún hospital en Escocia podría realizar un ecocardiograma a su hijo.

CEO de una clínica privada

En un segundo caso, le dijo a los padres de una niña de 15 meses que tenía un bulto en la pierna y que era un "sarcoma de tejido blando". Chowdhury les sugirió que un médico en Londres podría organizar una ecografía, resonancia magnética y biopsia en cuestión de días y que se prepararan para una charla que "todos los padres temen" antes de agregar: "Vamos a hablar de la palabra que empieza por 'C' (por cáncer)".

El Dr. Chowdhury actuó con el fin de aumentar los ingresos o reducir las pérdidas de su negocio, segun el tribunal

Tras escuchar las pruebas, el Servicio del Tribunal de Médicos dictaminó que el pediatra creó "un sentido injustificado de preocupación" para los tres grupos de padres y su comportamiento fue "deshonesto" y "financieramente motivado", ya que su negocio de clínicas privadas tenia pérdidas y estaba bajo "presión financiera".

Y es que Chowdhury no derivó a los pacientes al departamento local de oncología pediátrica de la seguridad social británica y les convenció que, de hacerlo, se enfrentarían a largos tiempos de espera y que ciertos equipos tecnológicos no estaban disponibles en Escocia.

Riesgo de expulsión

Ahora, un panel de expertos decidirá si su capacidad para practicar como médico ha sido "deteriorada" debido a una mala conducta. Si es así, podría ser hasta expulsado de la carrera médica.

James Newton-Price, presidente del tribunal, ha indicado que "el tribunal ha hecho constataciones de que el Dr. Chowdhury no brindó una buena atención clínica a los pacientes A, B y C, incluyendo que diagnosticó condiciones cancerosas sin una investigación adecuada y para las que recomendó pruebas innecesarias y costosas en Londres". "El tribunal se ve impulsado a la ineludible conclusión de que el Dr. Chowdhury actuó con el fin de aumentar los ingresos o reducir las pérdidas de su negocio y que, por lo tanto, todas sus acciones estaban motivadas financieramente".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal