Descubren los huesos de una mujer en San Pantokratoros, un templo solo para monjes

El Monte Athos es el nombre que recibe una de las áreas montañosas de Grecia, famosa por ser uno de los lugares sagrados del país heleno. De hecho, es el marco geográfico de hasta veinte monasterios ortodoxos que forman parte de un territorio autónomo bajo soberanía griega. De hecho, históricamente se trata de un lugar prohibido para las mujeres, donde solo pueden vivir monjes. Pero un descubrimiento puede cambiarlo todo: unos huesos femeninos.

Según el último censo de población realizado, la población del Monte Athos es de 2416 habitantes -divididos en 2.230 griegos monjes y laicos, 70 rusos, 45 serbios, 20 búlgaros, 30 georgianos y 20 rumanos-, un lugar que es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1988. Pero lo que nadie podía esperar es el descubrimiento que se ha llevado a cabo durante unas obras de mantenimiento de uno de sus templos, donde han aparecido restos femeninos.

EFE

Todo sucedió en el monasterio de San Pantokratoros. Se estaban llevando a cabo unas obras de restauración en su interior, concretamente en la capilla bizantina de San Anastacio. El arquitecto encargado del proyecto, Phaidon Hadjiantoniou, estaba realizando trabajos de conservación cuando, de repente, se encontró con algo inesperado: un grupo de huesos escondidos bajo el suelo del lugar sagrado. Tras avisar a las autoridades, llegando las primeras investigación.

Fue la antropóloga Laura Wynn-Antikas quien se encargó de realizar el estudio y sus ojos no daban crédito: todos los huesos allí encontrados correspondían por tamaño y forma a los de un hombre... salvo tres de ellos: un cúbito, una tibia y un sacro que no encajaban. Pronto, se dio cuenta de lo que tenía ante sus ojos: la morfología de estos huesos eran los de una mujer. Pero, ¿qué hacían allí si se trataba de un lugar donde solo se permite la presencia de monjes desde hace unos 2.000 años?

Las dudas no hicieron más que crecen cuando, tras sus primeras investigaciones, Wynn-Antikas descubrió que no fue su lugar original de enterramiento, sino que los huesos fueron movidos hasta allí con sumo cuidado, lo que provoca aún más extrañeza entre los investigadores: "Si las pruebas en laboratorio lo confirman, se tratará de la primera vez en que una mujer encuentra su lugar de descanso final en el Monte Athos", afirmó Hadjiantoniou.

Ahora, estos restos óseos han sido enviados al Centro Nacional de Investigación Científica, conocido popularmente como 'Demokritos' con el objetivo de tratar de saber a qué época corresponden y, posteriormente, iniciar una investigación para tratar de saber de quién se trata. Un lugar sagrado como el Monte Athos se ha visto sacudido por este último descubrimiento: ¿un asesinato? ¿Una relación amorosa? No serás hasta los próximos días cuando se resuelva el misterio definitivamente.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal