"Una masacre": nueve miembros de una familia mormona son asesinados en México

Al menos tres mujeres y seis niños, miembros de la prominente familia mormona de los LeBarón -de origen estadounidense radicados en el norte de México- fueron asesinados este lunes en un ataque presuntamente orquestado por bandas del crimen organizado, según han denunciado familiares supervivientes. La cifra de fallecidos podría subir, pues varios de los niños emboscados continúan desaparecidos. Lo cruento del ataque, así como la corta edad de muchas de las víctimas, ha conmocionado al país, acosado por la creciente violencia de los grupos criminales, ante la incapacidad de las fuerzas de seguridad del estado de hacer frente a su presencia en las calles.

Parte de la familia LeBarón, tres mujeres y 14 de sus hijos, miembros de una facción fundamentalista de los mormones que emigraron desde EEUU a México en los años 40, viajaban la mañana del lunes desde la localidad de Bavispe (estado mexicano de Sonora, norte) con destino a la comunidad mormona de La Mora en tres vehículos cuando fueron emboscados por hombres armados.

Aitor Saez. Tijuana

Uno de los coches sufrió una avería, y fue el primero en ser atacado. Según el relato de miembros de la familia, recogidos por la prensa local, ante el retraso del tercer coche el resto del convoy regresó en su busca, solo para encontrarlo calcinado en la carretera, en el límite entre los estados de Sonora y Chihuahua, fronterizos con EEUU. La conductora, Rhonita, había sido acribillada a balazos, así como un niño de 11 años, una niña de 9 años y un par de gemelos de menos de un año, que estaban en el coche con ella.

Entonces, los otros dos coches fueron también atacados e intentaron huir. En la persecución, las otras dos mujeres, así como al menos otros dos niños, fueron asesinados por los presuntos sicarios a pocos kilómetros del lugar. Algunos de los niños habrían considerado escapar y todavía se desconoce su paradero.

Un miembro de la comunidad religiosa, Lafe Langford Jr., publicó un vídeo en sus redes sociales en el que se puede observar el estado de uno de los vehículos, completamente calcinado y con agujeros de bala. "Con gran peso en el corazón y una tristeza indescriptible, informamos que las dos madres desaparecidas, Christina Langdford y Dawna Langdford, junto con muchos de sus preciosos niños inocentes, han sido asesinados", lamenta Lafe en el post, donde también señala que "todavía no han recibido ayuda" de las autoridades mexicanas.

"Uno de los niños mayores escapó con 6 de sus hermanos, y pudo correr a su casa en La Mora después de dejar a sus hermanos y hermanas heridos, sangrando, atravesados por las balas escondiéndose detrás de los árboles", continúa el escalofriante relato. Hacia las 20:00 hora local (Chihuahua), la familia LeBarón convocó a la comunidad mormona a tomar las armas para peinar la zona del ataque en busca de los menores desaparecidos, que se supone habrían huido hacia las montañas.

Uno de los coches atacadosUno de los coches atacadosUno de los coches atacados

El fiscal general del Estado de Chihuahua, César Peniche Espejel, ha informado a medios locales que todavía no se tenía confirmación oficial del número de víctimas, y que se ha "alertado al Ejército y la Guardia Nacional". Al parecer, el grupo criminal responsable del asesinato habría interrumpido las comunicaciones de la región durante la emboscada, con la presunta intención de impedir la intervención de las fuerzas policiales mexicanas.

Julián LeBarón, uno de los líderes de la comunidad religiosa y activista que ha denunciado a los grupos criminales que actúan en la zona, ha declarado en la televisión local Milenio que el área es "una zona de guerra" donde actúan cárteles de la droga y todo tipo de "matones". "Pudo ser un fuego cruzado o un error, no sabemos cuál es la causa", afirmó.

Aunque, según los testimonios de la familia recogidos por los medios locales, la familia no había recibido amenazas específicas de algún grupo criminal concreto, no es la primera vez que la familia y la comunidad son objeto de violencia por parte de los carteles de la droga que pululan en México. Hace diez años, dos miembros de la familia LeBarón fueron secuestrados y asesinados después de que se enfrentaran a las bandas de la droga que controlaban la zona fronteriza entre Estados Unidos y México.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal