Un cepillo de dientes, un baño y un butrón: la huida de dos peligrosos criminales en EEUU

Dos presos de la cárcel de Salinas, en San Francisco (EEUU), han llevado a cabo una fuga de película. Santos Samuel Fonseca (21 años) y Jonathan Salazar (20) consiguieron encontrar una serie de agujeros en la seguridad de la prisión para conseguir escaparse de la penitenciaria en la que ambos se encontraban de manera preventiva, antes de ser juzgados por el asesinato de tres personas. Ahora, los dos peligrosos criminales están desaparecidos.

Ocurrió este martes, cuando los dos presos se decidieron a llevar a cabo su plan. Para ello, solo necesitaron aprovechar el momento de menor vigilancia en el patio trasero para comenzar su plan de fuga: acudieron al baño, que es vigilado por policías a través de cristaleras transparentes, para hacer sus necesidades... pero, en realidad, era el comienzo de la huida. Ahí precisamente es donde se ponía en marcha su increíble estrategia para salir de prisión.

Rubén Rodríguez

Y es que, dentro del baño, habían localizado un punto ciego en el que las autoridades les perdían de vista. Se encontraba frente a los espejos, donde están los lavamanos atornillados a una peana. Tras subirse a ella, pegados a la pared -exactamente en el mismo punto donde quedaban ocultos a los ojos de los policías-, solo tuvieron que hacer un pequeño agujero de 55 centímetros en el pladur del techo para salir del baño en dirección a un área de mantenimiento.

Imagen del baño con el punto ciego pegado a la pared. (Sheriff de Monterey)Imagen del baño con el punto ciego pegado a la pared. (Sheriff de Monterey)Imagen del baño con el punto ciego pegado a la pared. (Sheriff de Monterey)

Ambos presos, de 1,70 metros de altura, solo tuvieron que dar un pequeño salto para acceder a la sala superior, llena de conductos y de cables que se distribuyen a lo largo y ancho de la prisión. Con las ideas muy claras de dónde se encontraban, siguieron un pasadizo de tuberías para arrastrarse hasta una pared, por donde debieron de meterse por un pequeño espacio de poco menos de 24 centímetros. Tras superarlo, llegaron al punto decisivo.

Primer plano del agujero en el techo. (Sheriff de Monterey)Primer plano del agujero en el techo. (Sheriff de Monterey)Primer plano del agujero en el techo. (Sheriff de Monterey)

Con el mismo elemento afilado -posiblemente un cepillo de dientes convertido en navaja- con el que rajaron el techo, consiguieron romper el cierre de seguridad de una escotilla que daba acceso al patio trasero de la prisión, precisamente el único lugar de la cárcel en el que no había vallas de seguridad electrificadas ni con alambre de púas en su parte superior. Tras abrirla, solo tuvieron que salir por ella, correr hasta el alambre y saltar por encima.

Imagen del espacio entre tuberías por el que huyeron. (Sheriff de Monterey)Imagen del espacio entre tuberías por el que huyeron. (Sheriff de Monterey)Imagen del espacio entre tuberías por el que huyeron. (Sheriff de Monterey)

Cuando las autoridades empezaron a notar que los dos presos que debían de estar en el baño no parecían estar ahí, se encontraron con el problema: cuando quisieron seguir sus pasos, ambos ya llevaban mucho trecho recorrido fuera de la prisión, donde incluso se sospecha que un vehículo podría estar esperándolos para alejarlos a gran velocidad. A día de hoy, sigue sin saberse dónde se encuentran estos dos peligrosos delincuentes.

La escotilla que rompieron los ladrones para huir. (Sheriff de Monterey)La escotilla que rompieron los ladrones para huir. (Sheriff de Monterey)La escotilla que rompieron los ladrones para huir. (Sheriff de Monterey)

Las autoridades ofrecen hasta 4.000 euros por cualquier pista que sirva para saber cuál es el paradero de Santos Samuel Fonseca y de Jonathan Salazar, quienes iban a ser juzgados la próxima semana por tres asesinatos por separado. El primero, por matar a dos hombres con solo cuatro días de diferencia; el segundo, por hacer lo propio con arma de fuego unos meses antes. Las autoridades les buscan después de una huida de la cárcel digna de 'Prison Break'.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal