Seychelles, paraíso e infierno: por qué es el país con mayor consumo de heroína

Las islas Seychelles pueden presumir de ser uno de los grandes paraísos del planeta. Un lugar único, con playas paradisiacas, impresionantes hoteles y grandes restaurantes en los que disfrutar de unas vacaciones únicas para desconectar de nuestra rutina. Pero más allá de ser un paraíso idílico, también esconde una cara oculta contra la que las autoridades luchan desde hace años: es el país con mayor tasa de adicción a la heroína del mundo.

Compuesto por 115 islas, las Seychelles pueden presumir de recibir a más de 360.000 turistas al año, en lo que es uno de los grandes motores de su economía. Pero, en los últimos años, está combatiendo contra un problema que está atacando directamente a su población. Y es que es el país con mayor tasa de consumo de heroína per cápita de todo el mundo. ¿La razón? La porosidad de sus fronteras contribuye a la llegada de la droga hasta su territorio.

EFE

Según el último informe de la Agencia para la Prevención del Abuso de Drogas y la Rehabilitación (Apdar), unas 6.000 personas son actualmente adictas a la heroína, en lo que supone aproximadamente el 10% de la población activa de un total de 94.000 habitantes. Un verdadero problema para los habitantes de Seychelles, que se encuentran ante una complicada situación que afecta a buena parte de la sociedad y para la que el Gobierno busca soluciones.

Y es que las Seychelles se encuentran en punto estratégico para los traficantes de drogas. La estructura física del propio archipiélago hace imposible que las autoridades sean capaces de monitorizar toda su frontera, lo que es aprovechado por los malhechores para introducir la droga, que llega desde Asia tras hacer una parada en África. Desde ahí, los traficantes reparten buena parte de su mercancía por medio mundo, mientras que parte de la heroína se queda en el archipiélago.

El Gobierno local lleva un par de años luchando contra este lacra, algo que hace desde un posicionamiento pasivo. Es decir, en lugar de enfrentarse al traficante iniciando una especie de guerra contra las drogas, lo que ha decidido es dar apoyo a la población, tanto a modo informativo para evitar su consumo como para ayudar a los adictos a desengancharse. A través de programas médicos y psicosociales tratan de revertir este grave problema, según la BBC.

A través de clínicas itinerantes, más de 2.000 adictos ya reciben tratamiento para desengancharse de las drogas. De hecho, desde que en 2017 se pusieron en marcha estas iniciativas, el precio de la heroína ha caído sustancialmente en las Seychelles, como única vía de los traficantes para poder seguir obteniendo ganancias con esta lacra. Esto confirma el éxito de las políticas de los gobernantes, que ahora se enfrentan a un nuevo e inesperado problema.

Aunque no existen datos oficiales, las autoridades son conscientes de que ha descendido el consumo de heroína... pero parece que ha comenzado a subir el de otras drogas, especialmente las sintéticas, precisamente aquellas que la metadona suministrada por las clínicas ambulantes no puede tratar. Un grave problema contra el que el Gobierno de las Seychelles continúa luchando con el objetivo de conseguir reducir esta lacra a la mínima expresión.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal