Se gasta 700.000€ en recuerdos nazis para evitar que caigan en "manos equivocadas"

Abdallah Chatila es un hombre de negocios suizo que acaba de hacerse con una colección de objetos nazis, entre los que se encuentran varios que pertenecían a Adolf Hitler. No obstante, aunque parezca lo contrario, Chatila no es un admirador de las ideas del dictador, sino que se ha hecho con la colección para evitar que cayeran en "manos equivocadas".

"Lo hice por la humanidad", explica Abdallah Chatila a CNN News. "Sólo quería sacarlos de la circulación. Quería destruirlos, pero al final dárselos a una organización judía era un final más apropiado para la historia" y así hará: los artículos serán enviados directamente a Israel y entregados a la organización sin fines de lucro israelí Keren Hayesod.

Marta Medina

Entre los objetos de la colección se incluyen la caja de cigarros personal de Hitler, un sombrero de copa plegable usado por Hitler, una edición limitada del 'Mein Kampf' perteneciente al líder militar alemán Hermann Göring, varias cartas manuscritas de Hitler a un amigo de la infancia, una caja de música de plata, la máquina de escribir con la que la asistente de Hitler escribía sus documentos, un marco de plata regalado al comandante de las SS Ulrich Graf y un regalo por el bautizo de la hija de Göring.

Evitar "manos equivocadas"

Chatila gastó cerca de 700.000 euros en estos recuerdos del nazismo y confiesa que cada céntimo valió la pena. "Es extremadamente importante para mí que los artículos de esta dolorosa era histórica no aterricen en las manos equivocadas. En estos días, donde las tendencias del nacionalismo y el antisemitismo están creciendo en Europa, me gustaría dar ejemplo con los medios que tengo".

"El propósito principal es que las generaciones futuras recuerden, que nunca olviden el mal que sucedió"

La subasta de estos objetos ya había estado dominada por la polémica. El presidente de la Asociación Europea Judía (EJA), el rabino Menachem Margolin, escribió cartas a los líderes de todos los principales partidos políticos alemanes instándoles a detener la venta.

"Vender tales artículos no debe ser diferente a vender los artículos personales pertenecientes a Osama bin Laden, o Anders Breivik. El argumento del interés histórico es pura semántica", escribió Menachem. Una vez descubierta la acción de Chatila, Menachem ha cambiado su discurso y le ha agradecido el gesto: "Usted ha dado un ejemplo a seguir para el mundo cuando se trata de este comercio macabro y enfermizo de baratijas nazis".

Sobrero de copa de Adolf Hitler. Foto: REUTERS Andreas GebertSobrero de copa de Adolf Hitler. Foto: REUTERS Andreas GebertSobrero de copa de Adolf Hitler. Foto: REUTERS Andreas Gebert

Chatila, por su parte, confiesa que no tiene interés en ver los artículos. Está esperando los certificados de autenticidad de la casa de subastas Hermann Historica y después enviará los artículos a Israel.

"Tengo plena confianza en que Keren Hayesod tomará la decisión adecuada para manejar esta donación. Espero firmemente que estos artículos delicados se exhiban en un museo del Holocausto que tenga un mejor uso que cualquier otra entidad", añade Chatila. "El propósito principal es que las generaciones futuras recuerden, que nunca olviden el mal que sucedió".

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal