Juzgan a un joven por estrangular a su cita de Tinder mientras tenían sexo "duro"

Grace Millane, una joven de 22 años procedente del condado de Essex (Reino Unido), conoció a un chico a través de Tinder con el que concertó una cita en la ciudad de Auckland, en Nueva Zelanda. La recién graduada no salió con vida de ese encuentro, ya que al día siguiente las autoridades hallaron su cuerpo en una zona perdida de las montañas. Este miércoles los forenses han hecho pública, por primera vez, la causa de la muerte: Millane fue estrangulada durante un acto sexual "consentido" que se volvió un poco violento. Su cita, el único sospechoso del crimen, ha mantenido su inocencia ante el juez.

Millaine decidió salir a recorrer mundo, mochila en mano, tras graduarse en Publicidad y Marketing por la Universidad de Lincoln. Tras pasar seis meses en Sudamérica, la joven quiso probar suerte en Nueva Zelanda, donde permaneció dos semanas antes de que se produjera el crimen. La graduada fue vista por última vez el 1 de diciembre de 2018 en el hotel City Life, ubicado en Queen Street, en compañía de un joven.

Al día siguiente, sus padres supieron de su desaparición tras comprobar que su hija no respondía a los mensajes de felicitación por su 22º cumpleaños; tres días después, interpusieron una denuncia, según informa The Guardian.

Alegan que la muerte fue accidental y que se produjo durante un encuentro sexual desafortunado

Fruto de las primeras investigaciones policiales, descubrieron que Millane no había vuelto a la habitación del hotel en el que se alojaba la noche de su desaparición. Fue entonces cuando las autoridades barajaron la posibilidad de que no estuviera viva y de que se tratase de un posible homicidio.

El día 8 de diciembre la Policía detuvo al primer y único sospechoso de la desaparición, un joven de 26 años (cuyo nombre no ha sido revelado por motivos legales) por entonces que había contactado con la joven a través de la 'app' de contactos de Tinder y con quien, al parecer, había concertado una cita. Además, su descripción coincidía con la del chico que había sido visto por testigos con la desaparecida en el hotel.

Un día después, apareció el cuerpo sin vida de Millane en el interior de una maleta en una carretera de las colinas de Waitakere Ranges, a las afueras de Auckland, por lo que el detenido pasó a ser acusado por un delito de asesinato por el que tuvo que comparecer ante el juez.

Pornografía en la Red y a otra cita tras el crimen

En el juicio, que ha comenzado este miércoles, los forenses han hecho pública, por primera vez, la causa de la muerte de la recién graduada. Tras comprobar que el cuerpo de la víctima presentaba lesiones compatibles con un estrangulamiento, los forenses determinaron que otra persona debió ejercer presión sobre su cuello, provocando así su muerte.

Tras conocer estos resultados, la defensa del acusado ha alegado que la muerte fue accidental y que se produjo durante un encuentro sexual desafortunado. Según los letrados, Millane pidió al acusado que le agarrase del cuello mientras practicaban sexo; unos "actos diseñados para el placer sexual" que, como ha sostenido la defensa, "salieron mal".

Buscó por Internet cómo deshacerse del cuerpo con términos en los que figuraban "bolsas grandes cerca de mí" y "rigor mortis"

Según las declaraciones del fiscal Robin McCoubrey, el acusado aseguró ante las autoridades que ambos habían mantenido relaciones sexuales "duras" y violentas en su apartamento. Asimismo, el joven ha asegurado que, tras quedarse dormido, no se percató de que su acompañante había muerto hasta el día siguiente. "Me desperté y vi que estaba tirada en el suelo. Vi que tenía sangre cayéndole por la nariz", recoge BBC.

A pesar de la insistencia del procesado por demostrar su inocencia, el fiscal ha manifestado ante la sala que la noche del crimen el joven buscó por Internet cómo deshacerse del cuerpo— entre los términos de búsqueda figuraban "bolsas grandes cerca de mí" y "rigor mortis"—. Acto seguido, navegó por páginas pornográficas, según McCoubrey.

Al día siguiente de presuntamente cometer el crimen, el acusado acudió a otra cita con una mujer con quien había contactado por Tinder con el cuerpo de Millane aún en su domicilio; aunque más tarde procedió a enterrarlo y meterlo en una maleta.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal