Italia, primer país que obligará a los niños a estudiar la asignatura del cambio climático

A partir del próximo mes de septiembre, todos los escolares italianos tendrán una asignatura más en su horario: cambio climático. Así lo ha anunciado este miércoles el ministro de Educación, Lorenzo Fioramonti, que ha explicado que la duración será de una hora semanal y que será obligatoria para todos los alumnos.

Pero la idea del gobierno transalpino no se queda ahí: el proyecto pretende que otras asignaturas como geografía, física o matemáticas se estudien desde el punto de vista del desarrollo sostenible, algo que persigue en todas las facetas de la vida. Según Fioramonti, “se está cambiando todo el ministerio para que la sostenibilidad y el clima sean el centro del modelo educativo”.

E. H.

El ministro de Educación italiano, de 42 años y perteneciente al Movimiento 5 Estrellas, es un antiguo profesor universitario de economía que ha escrito varios libros con hilo conductor común: el PIB de un país no debería ser utilizado como el mayor medidor de su éxito económico. Y entre sus primeras propuestas estuvieron muchas que tienen que ver con el cambio climático y el desarrollo sostenible: nuevas tasas a los billetes de avión, al plástico o a los alimentos con exceso de azúcar.

Un mundo sostenible

Esas medidas recibieron muchas críticas desde la oposición, pero el gobierno las ha incluido en los presupuestos para 2020 que han presentado en el parlamento. En declaraciones que recoge el Independent, Fioramonti asegura que maneja encuestas según las cuales más del 70 por ciento de los italianos aprueban los impuestos sobre el azúcar y los vuelos.

El ministro de Educación explicó que esos impuestos específicos son “una forma de desalentar un tipo de consumo que es perjudicial para el medio ambiente o las personas”. Y, al mismo tiempo, se conseguirán nuevos ingresos que se pueden destinar a la educación, a reducir el impuesto sobre la renta o a otras partidas presupuestarias.

Fioramonti quiere que toda la política italiana gire alrededor del desarrollo sostenible y la primera pata de ese banco pasa por que los escolares se conciencien del problema del cambio climático. Pero no esconde otras medidas que tienen en previsión como nuevos impuestos sobre el juego o las perforaciones petroleras, entre otros.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal