El hospital que cuida a los koalas quemados en Australia recauda un millón en donativos

Esta semana se hacía viral el vídeo de una mujer salvando a un koala de las llamas. La heroína se jugaba su propia vida para salvar de las llamas a un animal a quien los incendios habían desorientado y quemado. El Hospital de Koalas de Port Macquarie se hacía cargo del marsupial, pero no es el único al que están tratando en sus modestas instalaciones.

Solo en el último mes, desde que comenzaron los incendios, han atendido a más de 30 koalas que sufrieron quemaduras en los fuegos, por lo que se han visto desbordados. Eso les llevó a crear una campaña de crowdfunding en GoFundMe, pidiendo 25.000 dólares para sufragar los gastos extra que se iban a derivar de esta situación, pero la respuesta que han recibido ha sido increíble.

El hospital ha recibido más de 1.200.000 dólares en donativos, es decir, más de 50 veces la cantidad que habían pedido a través de la campaña. Una respuesta inesperada por la cantidad de personas que han participado, más de 27.000, y por la procedencia de esas donaciones, ya que han llegado desde países de todo el mundo.

Dinero para los koalas

Lyn Booth, voluntaria del hospital, ha explicado a ABC News que los koalas se van a ver obligados a pasar más tiempo del normal en el hospital: "Esperamos tener a los koalas aquí hasta 12 meses porque no podrán ser liberados en su hábitat debido a que ya no existe. Por lo tanto, tenemos que esperar a que ese bosque se regenere para poder volver a dejarlos allí".

Además de las quemaduras que han sufrido muchos animales, la mayoría de los koalas que han visto cómo su hábitat se incendiaba han sufrido problemas de deshidratación, ya que a los fuegos hay que sumar el problema de la sequía extrema que afecta a esta zona de Australia. Por eso, las hojas que normalmente comen los koalas apenas tenían restos de agua.

El primer paso de la recuperación de los koalas pasa por rehidratarlos y ya después se les examina para detectar quemaduras. Les aplican una crema específica y después se les venda para que no puedan chuparse las heridas. Los veterinarios cambian esos vendajes cada tres días, de tal manera que puedan controlar la evolución de los animales.

Como los fondos recaudados han superado en mucho el dinero que se necesitaba, el hospital de koalas ha decidido invertir el dinero en comprar puntos de agua portátiles para instalar en los bosques y evitar la deshidratación de los koalas, pero también usarán los fondos para un nuevo programa de cría de koalas salvajes. Todo sea por estos adorables marsupiales.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal