El bombero voluntario acusado de provocar los incendios que arrasan Australia

La Justicia de Australia ha presentado cargos este miércoles contra un voluntario de 19 años del Cuerpo de Bomberos de Nueva Gales del Sur por provocar al menos siete incendios en una zona que se ha visto gravemente afectada por el avance de las llamas los últimos meses.

La decisión ha sido tomada ante un panorama desolador: más de un centenar de focos continúan activos a lo largo de la costa oriental australiana, donde miles de bomberos siguen luchando contra el fuego.

Rescate de un koala durante los incendios, el pasado 21 de noviembre. (Reuters)Rescate de un koala durante los incendios, el pasado 21 de noviembre. (Reuters)Rescate de un koala durante los incendios, el pasado 21 de noviembre. (Reuters)

El joven fue visto prendiendo fuego a unos matorrales cerca de Bega, a unos 500 kilómetros de la localidad de Sídney, para regresar poco después y tratar de apagar el fuego como parte de una unidad de bomberos voluntarios, tal y como ha explicado la Policía en un comunicado.

El Confidencial

Además, las fuerzas de seguridad lo acusan de haber provocado otros seis incendios en octubre, por lo que ha sido expulsado inmediatamente del Cuerpo de Bomberos. El comisionado del Servicio de Bomberos del estado, Shane Fitzsimmons, ha calificado su actuación como una "traición hacia los propios bomberos, así como hacia la comunidad".

Al menos seis personas han muerto y 577 hogares han sido destruidos o quemados por las llamas en Nueva Gales del Sur desde finales de octubre

Fitzsimmons explicó que el acusado fue suspendido de sus labores y calificó su acción como "la máxima forma de traición a nuestros propios miembros y a toda la comunidad".

"En las últimas semanas hemos visto a los bomberos dándolo todo en condiciones difíciles y peligrosas", expresó en un difundido, que señaló el enfado de miembros del cuerpo por unas acciones que manchan la reputación de la organización.Nueva Gales del Sur, con unos 130 focos activos, es el estado más afectado por la oleada de incendios que afectan la costa este de Australia, agravada por una de las peores sequías en décadas.

El Confidencial

Al menos seis personas han muerto y 577 hogares han sido destruidos o quemados por las llamas en Nueva Gales del Sur desde que la temporada de incendios comenzara a finales de octubre, un mes antes de lo normal. Cerca de 1,6 millones de hectáreas de tierra se han visto también afectadas por el fuego.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal