El bilingüismo resucita al español en el 'cementerio de los idiomas'

Con 483 millones de personas, el español se mantiene como segunda lengua nativa en el mundo, solo por detrás del chino, gracias a su potencia demográfica. México, Colombia, España y Argentina son los países que concentran a los hispanoparlantes, seguidos en quinto lugar, por Estados Unidos, donde 41 de sus 327 millones de habitantes (12%) lo tienen como lengua materna. Y es en estos 41 millones donde el español se juega su futuro geopolítico.

Los hispanohablantes en Estados Unidos viven en un contexto radicalmente distinto. Su lengua es minoritaria y no la usan en su contexto diario, ni en su educación ni en el desempeño de su labor profesional. La usan en su casa. Es decir, viven y se mueven en un entorno anglófono que desincentiva su transmisión a las siguientes generaciones. Este sección de la población es clave para mantener vivo nuestro idioma en la -todavía- mayor economía del planeta.

El español podría romper esta tendencia y destruir el mito de EEUU como “cementerio de idiomas”, donde las diferentes comunidades de inmigrantes acaban abrazando el inglés como idioma único al cabo de dos o tres generaciones. Para lograrlo, el Instituto Cervantes ha anunciado la apertura de una nueva sede en EEUU -donde ya está presente en Nueva York, Chicago, Harvard y Albuquerque- en Los Ángeles.

Europa Press

“Queremos mostrar nuestro interés por identificarnos con la población hispana de EEUU. Será un centro con la intención de ser una casa de la hispanidad en este país”, explica Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, en una entrevista con El Confidencial previa a la presentación de su el informe anual “El Español en el Mundo” de 2019 en la Biblioteca Central de Los Ángeles.

Pilar de identidad

Las razones son de peso. Los Ángeles no solo es el condado con más población hispanohablante de todo el país norteamericano. Es, además, un aliado estratégico en la construcción de un futuro para el español de EEUU, el que más puede crecer a largo plazo y subsistir los cambios generacionales. De hecho, el informe de este año afirma que esta disminución del uso del español se está ralentizando en los últimos años y ya está por debajo del 10%, poniendo en duda la creencia de que las terceras generaciones abandonan su lengua familiar.

EC Brands

Esto se traduce en que una parte importante y creciente de los hispanos nacidos en EEUU, lejos de abandonar el idioma a medida que se integran en el país, se esfuerzan por no perderlo. El español deja poco a poco de ser el idioma de los recién llegados, sinónimo de inmigrante, para empezar a ser abrazado por las terceras generaciones.

“Las familias que vienen a mi escuela son inmigrantes de segunda o tercera generación que cuando crecieron no tenían espacio para su idioma y su cultura. Ahora, sus hijos están cambiando el 'estatu quo' y rescatando sus raíces”, explica Liliana Martínez, fundadora y directora de Rayuela School, un centro privado de preescolar en español al este del condado.

Martínez, de origen colombiano, confirma por experiencia lo que muestran las estadísticas. Su centro tiene largas listas de espera de familias “con dos padres hispanohablantes, o solo uno, o ninguno”, y está a punto de duplicar el número de alumnos en una de sus dos sedes.

Ventaja competitiva

Hay dos factores clave detrás de este fenómeno. El primero es que las propias comunidades hispanohablantes entienden cada vez más que mantener su cultura propia no está reñido con la adaptación a la estadounidense. En la construcción de esa identidad personal y comunitaria, cada vez más apreciada en el país norteamericano, la lengua juega es un pilar fundamental. Especialmente frente a cierto “bullying lingüístico”, como define el informe del Cervantes a los episodios aislados, pero difundidos ampliamente en redes sociales, en los que hablantes de español se han visto atacados de una manera u otra por usar su lengua.

El segundo factor puede tener implicaciones mayores. Las propias autoridades estadounidenses, que durante décadas han favorecido la homogeneidad lingüística, empiezan a ver en el mantenimiento del idioma nativo, especialmente en casos de idiomas potentes como el español o el chino, una ventaja competitiva. Están despertando a la realidad de que saber dos idiomas es mejor que saber uno.

Nos equivocaríamos a la hora de competir. El bilingüismo es la verdadera apuesta y la verdadera riqueza

En este área, nuevamente Estados Unidos va a ser clave para el destino del idioma. En este país están 8 de los 22 millones de personas (36%) que aprenden español como segundo idioma en el mundo. Con el prestigio de nuestro idioma al alza -hasta el British Council recomienda su aprendizaje como lengua de futuro- el Instituto Cervantes tiene clara su estrategia.

“Nos equivocaríamos a la hora de competir. El bilingüismo es la verdadera apuesta y la verdadera riqueza”, afirma Montero. “Lo que necesitamos es conseguir sentirnos orgullosos de lo nuestro y tomarnos en serio el poder de nuestra cultura. El problema de una lengua franca como el inglés es que muchas veces se aparta de los sentimientos y pierde la relación íntima con las emociones. Muchos de los millones de hablantes de inglés que hay en el mundo no se emocionan leyendo a Shakespeare. El inglés puede servir para cerrar un acuerdo comercial entre Tokio y Madrid, pero el español mantiene, en su diversidad, un grado más elevado de conexión como lengua materna”.

Luis Garcia Montero, director del Instituto Cervantes. (EFE)Luis Garcia Montero, director del Instituto Cervantes. (EFE)Luis Garcia Montero, director del Instituto Cervantes. (EFE)

Bilingüismo o muerte

Animados por los recientes estudios que muestran las virtudes del bilingüismo, Estados Unidos está abandonando de forma progresiva aquella política oficial de “English only” en las escuelas. Ahora, abundan los distritos escolares en California, Texas, Chicago o Nueva York que apuestan por el modelo de “inmersión dual” -programas en los que la instrucción comienza impartiéndose en español y se va equilibrando progresivamente hasta un 50% en inglés y un 50% español en los últimos años de la educación primaria-.

A medida que se van implementando, las estadísticas demuestran que los niños en cuyos hogares se habla español acaban leyendo y escribiendo mucho mejor en inglés cuando su escolarización es en ambos idiomas que cuando siguen programas de inmersión total en inglés. Y una de las ciudades donde esta teoría es una práctica cotidiana es Los Ángeles.

Con un 73% de los niños escolarizados de origen hispano y el decidido impulso de los poderes públicos a los programas duales, Los Ángeles tiene ya la mayor generación de ciudadanos bilingües que haya existido en EEUU.

Teknautas

El distrito ya cuenta con 182 escuelas que ofrecen inmersión dual en el distrito y que sirven a 20.000 alumnos. Las hay también en armenio, mandarín, coreano o árabe. Pero la gran mayoría son en español e inglés. Niños que se graduarán con la capacidad de comunicarse por escrito y oralmente, de manera formal y coloquial, en los dos idiomas.

Pese a las ventajas, no es un camino fácil para las familias que apuestan por este sistema. La oferta es todavía muy escasa. El distrito unificado de Los Ángeles es el segundo más grande del país con 700.000 estudiantes, por lo que los programas duales no llegan ni al 5% del alumnado. Faltan profesores, medios y materiales para estos programas.

El Cervantes, al quite

En este contexto, la apertura en 2020 -si todo va como previsto- de la nueva sede del Instituto Cervantes en Los Ángeles puede ser decisiva para apoyar este esfuerzo pedagógico, sirviendo como punto de conocimiento y de encuentro.

Una ciudad que, como se encargó de recordar en el acto de presentación el Secretario de Estado para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia- fue bilingüe desde su nacimiento en 1851 como Nuestra Señora del Pueblo de Los Ángeles. “El español nunca ha sido un idioma extranjero en California”, afirmó de Laiglesia.

Alberto Olmos

Por eso, la llegada del Cervantes no solo es bienvenida, sino que se esperaba desde hace tiempo entre la comunidad hispanohablante del Estado.

“Desde el Gobierno español las iniciativas comerciales y de promoción, quizás exceptuando el cine y la televisión, suelen llevarse a cabo en otros estados y no en California. Los Ángeles es una ciudad bilingüe y el interés por hablar español sólo crece entre las nuevas generaciones, sean o no de ascendencia hispana”, explican Chiara Arroyo y Celene Navarrete, fundadoras de La Librería, la única en español para niños en la ciudad, y co-organizadoras del primer festival de libros infantil bilingüe.

El español no es ‘Marca España’

Otro aspecto importante que representa EEUU en el imaginario hispanoparlante es la increíble diversidad de dialectos en un solo espacio geográfico. Los ciudadanos de origen mexicano son mayoría abrumadora en estados como California, Arizona o Texas. En otros como Nueva York, el español es más portorriqueño o en Florida, el cubano.

Los Ángeles tiene la mayor concentración de mexicanos en el mundo después de la propia Ciudad de México. También hay también un 7,4% de población hispana de origen salvadoreño y un 4,6% de origen guatemaltecos. Entre las 200 lenguas que se pueden oír en el condado, hay acentos venezolanos, argentinos, peruanos y, prácticamente, de todos los rincones del continente.

Miguel Á. Gayo Macías. Cracovia

El español no es propiedad de los españoles. Somos el 8%, una parte solamente”, explica Montero. “Sin nuestro idioma seríamos mucho menos importantes, y nuestro verdadero prestigio internacional tiene que ver con la posibilidad de ser puente entre Europa y Latinoamérica. El español no es ‘marca España’, y pretenderlo ofende al resto de los hispanohablantes, que deben ser nuestro aliados”.

La presentación del informe en la Biblioteca Central de Los Ángeles fue muestra de ellos. A la reunión de trabajo acudieron representantes de toda América Latina y el evento fue co-presentado por la cónsul de México y la teniente de alcalde de relaciones internacionales de Los Ángeles, Nina Hachigian.

“El español fue el primer idioma no nativo que se habló en esta ciudad. El futuro está en las calles de Los Ángeles, donde un 40% de los habitantes hablan español. La llegada del Instituto Cervantes es un regalo”, aseguró Hachigian.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal