El adiós de 'Mr. Speaker': "El Brexit es el mayor error desde la II Guerra Mundial"

Una larga década aguantando las formas es complicado. Por lo que, en cuanto ha tenido ocasión, John Bercow, 56 años, se ha desmelenado hablando sin tapujos sobre la cuestión que tiene completamente dividida a los británicos: "El Brexit es el mayor error de la política exterior del Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial". Si su trayectoria poniendo "orden" en la Cámara de los Comunes ha estado marcada por la controversia, su salida no defrauda.

"Respeto completamente el derecho del primer ministro, que dirige el mayor partido en el Parlamento, para tratar de obtener apoyo para su posición, que es ejecutar el Brexit. Pero, al mismo tiempo, hay una opinión alternativa y personalmente yo creo que el Brexit no nos ayuda. Somos parte de un mundo de bloques de poder y comerciales y creo que es mejor ser parte de estos bloques que quedarse fuera", ha mantenido. Por lo tanto, considera que sus señorías en Westminster "hicieron bien su trabajo" creando alianzas entre las diferentes formaciones para impedir una salida sin pacto que pretendía el 'premier' británico Boris Johnson.

E. Torrico

Apenas dos días después de dejar oficialmente su cargo como 'Mr. Speaker', el hombre de las corbatas más estridentes de Westminster ha mantenido este miércoles un encuentro con la prensa extranjera organizado por la 'Foreign Press Association'. Cierto es que nunca ocultó que votó por la permanencia dentro de la Unión Europea en el histórico referéndum de 2016, pero asegura haber respetado durante todo este tiempo la imparcialidad que le exigía su puesto.

El 'master' de la partida

Aunque algunos euroescépticos lo pongan en duda. El responsable de la Cámara Baja tiene la última palabra para decidir de entre todas las enmiendas presentadas en cada debate aquellas que deben votarse. Y en el complejo proceso del divorcio con la UE, muchas de las elecciones de Bercow han acabado cambiado por completo las reglas de juego.

"Permítanme decir, por enésima vez, para evitar todo tipo de dudas, que creo que siempre fui justo con todos, también para los Brexiteers, a quienes les concedí preguntas urgentes y debates de emergencia antes de que se inventara la palabra Brexiteer", aclara.

Dejé de ser ya miembro del Partido Conservador cuando asumí el puesto como Mr. Speaker

En este sentido, recuerda una enmienda que aceptó que entrara en la agenda del debate en 2013 al 'Discurso de la Reina' -con el que cada Ejecutivo presenta su programa- pidiendo ya entonces un referéndum de la UE, sugiriendo que eso ayudó a convencer a David Cameron para comprometerse a celebrar una consulta.

No está muy claro si este tipo de explicaciones ayudarán a cambiar de opinión al actual Ejecutivo que aún no ha decidido si -como manda la tradición- le nombrará ahora como miembro de la Cámara de los Lores. De no hacerlo, Bercow sería el primer Mr. Speaker de la historia que se queda sin honores, una situación sobre la que prefiere no hacer comentarios.

'Mr. Speaker' en el Parlamento británico. (Reuters)'Mr. Speaker' en el Parlamento británico. (Reuters)'Mr. Speaker' en el Parlamento británico. (Reuters)

La relación con las filas de su propia formación, en cualquier caso, nunca ha sido especialmente cercana. Cuando se presentó como candidato para el cargo en 2009, confiesa haber sentido “hostilidad” por parte del 'establishment' del Partido Conservador, especialmente del ex primer ministro David Cameron, quien mantuvo durante su elección una actitud de 'ABB' ('Anybody but Bercow', "Cualquiera menos Bercow"). Gozaba de cierta antipatía entre sus colegas ya de antes, cuando elogió la decisión del laborista Tony Blair de ir la guerra contra Irak.

Por lo que, ahora que se retira de la vida política, asegura que no piensa revelar a qué formación va a votar en los comicios del 12 de diciembre. "Dejé de ser ya miembro del Partido Conservador cuando asumí el puesto como Mr. Speaker, tal y como exige la normativa. Así que mi voto es algo que se queda entre la papeleta y yo", advierte.

La nueva vida de Mr. Speaker

En su nueva etapa tiene pensado escribir un libro y disfrutar del tenis, deporte del que se declara "obseso". Y también beber agua cuando quiera, todo un lujo teniendo en cuenta que ha llegado a pasar jornadas de 14 horas moderando algunos de los debates más acalorados sobre el Brexit. Asegura haberlas disfrutado sin "sentir exasperación" a pesar de no haber podido siquiera beber líquido para evitar así tener que ir al baño, en contra de las recomendaciones de su médico.

Sobre el procedimiento parlamentario, por cierto, asegura que hay "que respetar la tradición", pero estar "abierto a la modernidad", y, en este sentido, considera que sería adecuado plantear un debate para tener la Constitución escrita de la que el Reino Unido carece.

Bercow que ha llevado a Westminster la agilidad, transparencia y modernidad que le hacía falta a una institución en declive desde la Segunda Guerra Mundial, dando más voz y protagonismo que nunca a los conocidos como 'backbenchers' (diputados sin cartera).

EFE

En cualquier caso, desde su nombramiento en 2009, siempre ha sido una figura polémica. Y ya no solo por el Brexit. Los supuestos gastos desmesurados que pasó cuando remodeló el apartamento al que tiene derecho en Londres por su cargo, las grandes facturas de restaurantes o las acusaciones de acoso 'bullying' por parte de algunos miembros de su equipo habían protagonizado previamente titulares. Sin obviar tampoco los sugerentes posados de su mujer, tapándose sólo con una sábana, con Westminster enmarcado en la foto del reportaje donde revelaba un 'affaire' con el primo de Bercow.

El que fuera Mr. Spealer recientemente también acaparó la atención de los medios españoles cuando se mostró abierto a que el expresidente catalán Carles Puigdemont, huido de la justicia en Bélgica, pudiera hablar en la sede del Parlamento. "No me toca a mí decir quién sería bienvenido a Westminster porque ya no soy miembro de la Cámara de los Comunes ni soy el portavoz", aseguró este miércoles preguntado al respecto. "Pero me ratifico en lo que dije entonces. No voy a entrar en si lo que hizo es legítimo o no, pero creo que tiene derecho a exponer su caso", matizó.

Bercow ha sido sustituido por Lindsay Hoyle, hasta ahora vicepresidente de la Cámara de los Comunes. El laborista, de 62 años, ha señalado entre sus principales propósitos está el de aumentar la seguridad de los diputados y sus equipos, ante las continuas amenazas que han recibido muchos de ellos en los últimos años a raíz del clima de tensión que se vive en el Reino Unido por el Brexit.

Más de 50 de los 650 diputados de los Comunes han anunciado que no optarán a reelección en los próximos comicios generales, entre ellos dieciocho mujeres, muchas de las cuales han citado las intimidaciones que han recibido como el principal motivo para poner fin a su carrera política.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal