Dos pescadores norcoreanos llegan en barco a Corea del Sur tras matar a 16 compañeros

Corea del Sur ofrece un estatus de refugiado a las personas que abandonan Corea del Norte y que logran poner un pie en el país. Normalmente lo hacen escapando por la frontera china, cruzando su enorme territorio y llegando de manera ilegal a un tercer país, donde piden asilo en la embajada surcoreana y desde donde son trasladados a Seúl en avión.

Aunque también se han dado casos en los que los policías que controlan la zona desmilitarizada que divide ambos países se han atrevido a desertar del Norte y cruzar la línea que los separa del sur, normalmente bajo una lluvia de balas. Sin embargo, lo que ha sucedido esta semana no tiene precedentes.

Iago Peleteiro

Un barco pesquero con dos jóvenes norcoreanos a bordo entraba en aguas de Corea del Sur procedente de su vecino del norte. Pero no eran dos refugiados cualquiera: habían matado al capitán del barco y a otros 15 compañeros de trabajo: al primero por el trato duro y hasta vejatorio que tenía con los pescadores; a los demás, por quejarse del primer asesinato.

Deportados a Corea del Norte

En total fueron tres los implicados en los asesinatos y fueron tirando los cuerpos uno a uno al mar. Pero cuando regresaron a su puerto, en Corea del Norte, uno de ellos fue detenido por los crímenes, por lo que los otros dos decidieron huir, poniendo rumbo al sur. Lograron cruzar la frontera con su barco y, dos días después, la armada surcoreana los localizaba.

Las dos Coreas no tienen firmado ningún acuerdo de extradición, por lo que lo sucedido esta semana no tenía precedentes

Lo primero que hicieron fue pedir asilo en Corea del Sur, pero las autoridades de este país decidieron no tratarles como refugiados, sino como criminales, por lo que decidieron devolverles a Corea del Norte. Según reconoce el ministro de la Unificación surcoreano a la BBC, “cuando no pudimos creer sus deseos de desertar, decidimos no permitirles su estancia por ser importantes criminales”.

Los dos hombres fueron trasladados a la zona desmilitarizada de Panmunjom, donde fueron entregados a las autoridades de Corea del Norte al otro lado de la frontera. Es la primera vez que se da una situación de ese calibre, dado que entre ambos países no hay suscrito ningún acuerdo de extradición.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal