Descubren la cueva más grande del mundo en Vietnam (y es mayor de lo que se creía)

Corría el mes de marzo de 1990. Una mujer vietnamita, llamada Ho Khan, se encontraba cazando en mitad de la selva, cuando comenzó a notar algo extraño. Un viento desconocido soplaba en una pequeña grieta en una pared de piedra. Al acercarse, escuchó el golpear del agua de un río contra la roca, por lo que se coló por el pequeño hueco y quedó maravillada ante lo que veían sus ojos: pero no podía ni imaginar que había encontrado la cueva más grande del mundo.

Cuando llegó a su poblado, contó al resto de habitantes lo que había encontrado, por lo que la acompañaron en su siguiente incursión... pero nadie la creyó. Tras llegar a la zona, fue incapaz de volver a encontrar su entrada, completamente oculta por la vegetación. Tanto fue así que se pasó toda una vida buscando, hasta que en 2009 volvió a encontrarla, ya para siempre. En ese momento, decidió avisar a las autoridades de su increíble descubrimiento.

Rubén Rodríguez

Solo unos meses después, la Asociación Británica de Investigación de Cuevas (BCRA), una de las más prestigiosas instituciones dedicadas a la espeleología, llegaba hasta la zona en 2010, quedando realmente impactados ante lo que aquel equipo pudo ver: se trataba de un monumental espacio abierto dentro de la piedra caliza de 38,5 millones de metros cúbicos, con varios microclimas en su interior y con dos selvas bien diferenciadas, posibles gracias a las aberturas de algunos techos colapsados.

Tras conseguir hacer una medición del espacio, quedaron sorprendidos: se trataba de la mayor cueva del mundo. Son Doong, como pasó a ser llamada la cueva, medía nada más de 9 kilómetros de largo, contando con una cavidad de 200 metros de alto y 175 metros de ancho. O, dicho de otra manera, podría entrar en su interior un rascacielos de hasta 40 pisos. Casi nada. No en vano, en su interior hay estalagmitas que llegan a medir hasta 80 metros de altura.

Su belleza impresionó a todo el mundo, pero lo que nadie podía ni imaginar es que aún guardaba un secreto en su interior. A mediados de 2019, Howard Limbert, uno de los exploradores se hizo una pregunta: a poco menos de 600 metros, en otra cueva llamada Hang Tung, aparecía un río de la nada. ¿Podría ser el mismo de Son Doong? En caso de serlo, la cueva podría ser aún mucho más grande y contar con un espacio completamente inexplorado en su interior.

Solo fue cuestión de semanas que el equipo de expertos formado por Christopher Jewell, Jason Mallinson, John Volanthen y Richard Stanton -conocidos por formar parte del dispositivo de rescate del equipo de fútbol de Tailandia de 2018- descubrieran un pasadizo sumergido. En sus primera exploraciones consideraron que se podría encontrar a poco más de 20 metros, pero la realidad era más sorprendente: estaba, ni más ni menos, que a 93 metros.

Tras recorrer el espacio, confirmaron que la cueva adyacente era parte de Son Doong, por lo que oficialmente mide 1,6 millones de metros cúbicos más, hasta alcanzar un total de 40,1 millones de metros cúbicos. "Es como si, de repente, alguien encontrara un bloque en el Everest que le hiciera ser otros 1.000 metros más alto", afirma Limbert a 'CNN'. La cueva más grande del mundo sigue siendo un enigma: aún guarda muchos secretos en su milenaria estructura.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal