Tailandia pone a dieta a sus monjes budistas (aunque lo tendrán difícil)

El budismo es la religión más profesada en Tailandia, con un 90% de practicantes, y los monjes son muy considerados y respetados entre la población. No obstante, hay una creciente preocupación por su salud: están ganando demasiado peso.

Según nos cuenta CNN News, la Oficina de la Comisión Nacional de Salud de Tailandia está muy preocupada por este asunto. Los datos que maneja este departamento reflejan que casi la mitad de los 349.000 monjes budistas en Tailandia tiene sobrepeso u obesidad. Y hay que hacer algo.

Joaquín Torán

Los monjes están empezando a sufrir enfermedades como la diabetes, presión arterial alta, problemas oculares y osteoartritis en las rodillas, por lo que es urgente para las autoridades tailandesas tomar medidas para paliar estos problemas.

Ayuno desde el mediodía

A pesar de que a los monjes se les prohíbe comer después de las 12 del mediodía y solo pueden hacer dos comidas, entre las 6 de la mañana y el mediodía, no son capaces de controlar su dieta.

Los monjes desconocen que su mala alimentación puede generarles problema de salud

Gran culpa de esto la tiene la propia rutina matinal de los monjes: la población budista les da diariamente ofrendas, que normalmente son alimentos ricos en calorías, ya sean procesados o caseros, para que se alimenten como signo de devoción.

Jongjit Angkatavanich, farmacéutico, dietista y nutricionista que ha estado estudiando la salud de los monjes de Tailandia durante los últimos ocho años, describe la situación como una "bomba de relojería". Para este profesor, “la tasa de obesidad es el primer punto de referencia que usamos como indicador". Y esta es preocupante.

A esto hay que añadir el desconocimiento que poseen los monjes sobre todo las dolencias que están empezando a sufrir. Así, según relata Jongjit, una de las cosas más impactantes que ha visto son monjes con los dedos de los pies y los pies amputados a causa de la diabetes, pero los monjes no sabían el motivo de estas amputaciones, ni siquiera habían oído hablar sobre la diabetes.

Abuso de refrescos

La tasa de obesidad de los monjes de Tailandia es más alta que la del resto de la población masculina, un 48% frente a un 39%, según señala Jongjit. Y a pesar de que se pueda pensar que es porque comen más, los monjes consumen 150 calorías menos que los hombres tailandeses.

Los monjes no pueden hacer ejercicio físico: se considera un acto de vanidad

La respuesta está en la bebida. Tras las 12 del mediodía, lo único que pueden consumir los monjes es líquido y lo que hacen es beber refrescos o bebidas azucaradas, algo que con el estómago vacío es peor, ya que el azúcar se absorbe de manera más rápida.

Laura Villadiego. Bangkok

Para más inri, los monjes tienen prohibido hacer ejercicio, ya que se considera un acto de vanidad. De esta manera, encontrar una solución a sus problemas de peso se complica mucho más.

La solución, que ya están implementando las autoridades sanitarias tailandesas, pasa por "educar" a los monjes para que coman más sano, introduciendo menús saludables, permitiendo que se haga ejercicio por motivos de salud y realizando continuos chequeos médicos para seguir la evolución y evitar enfermedades relacionadas con la (mala) alimentación. Esto se une a una mayor formación y concienciación a los monjes novatos sobre los peligros de una nutrición descompensada y sobre las enfermedades que de ella pueden surgir.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal