La sospecha de fraude electoral a favor de Morales provoca fuertes protestas en Bolivia

La difusión esta noche por parte del Tribunal Supremo Electoral de un resultado preliminar no oficial, que da a Evo Morales por unas décimas la victoria en primera vuelta, prendió la mecha de protestas en las calles bolivianas. La violencia se extendió en varias ciudades en protesta por un supuesto fraude electoral a favor del presidente, cuando el órgano electoral difundió datos preliminares que le dan la victoria pese a que en el recuento oficial va prácticamente empatado con el opositor Carlos Mesa.

Diego Aitor San José. La Paz

Los incidentes se produjeron en La Paz, frente al hotel donde se realiza el recuento aún al 63 por ciento, en Sucre, capital del país, Cochabamba, Tarija, Ouro y en otras ciudades de Bolivia.

Simpatizantes de Carlos Mesa queman papeletas electorales en una protesta (EFE)Simpatizantes de Carlos Mesa queman papeletas electorales en una protesta (EFE)Simpatizantes de Carlos Mesa queman papeletas electorales en una protesta (EFE)

La sede regional del tribunal electoral en Potosí fue incendiada, mientras que otras en varias regiones sufrieron ataques. Los detractores de Morales se enfrentaron a la Policía y a simpatizantes del partido del presidente, el Movimiento al Socialismo (MAS).

El recuento difundido esta noche otorga a Evo Morales el 46,85% de los votos frente al 36,74% de Carlos Mesa, con solo once décimas para proclamarle vencedor de primera vuelta.

La ley electoral da la victoria al candidato con al menos el 50% de los votos, o con el 40 y diez puntos de ventaja sobre el segundo, que se cumpliría con estos datos por solo esas décimas.

Policías bolivianos desalojan a una simpatizante de Carlos Mesa en una protesta en La Paz (EFE)Policías bolivianos desalojan a una simpatizante de Carlos Mesa en una protesta en La Paz (EFE)Policías bolivianos desalojan a una simpatizante de Carlos Mesa en una protesta en La Paz (EFE)

Sin embargo, el recuento oficial está todavía al 63,1% y da a Morales el 42,8% y el 41,86 a Mesa, con lo que ambos irían a segunda vuelta al ser los más votados, pero sin haber logrado los porcentajes que dan la victoria en esta primera convocatoria.

Esta mezcla de datos fue interpretada por los críticos a Morales como un intento de fraude para darle la victoria en primera vuelta, ya que la noche del domingo se había detenido el recuento provisional cuando daba opciones a Mesa de una segunda cita con las urnas.

El cómputo oficial prosigue en un céntrico hotel de La Paz en medio de protestas dentro de la sala y en el exterior, con cargas en las que la Policía emplea material antidisturbios para repeler el lanzamiento de piedras y evitar choques entre simpatizantes y detractores del presidente.

Por el momento se desconoce si habrá un pronunciamiento del presidente del país, que tampoco se ha manifestado en Twitter.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal