La penúltima derrota de Boris Johnson antes de su gran victoria para ejecutar el Brexit

El gobierno británico ha perdido casi todas las propuestas que ha presentado en Westminster desde que, en julio de este año, Boris Johnson fuera nombrado primer ministro. Y este lunes ha vuelto a caer. Downing Street presentó su plan para convocar elecciones anticipadas el 12 de diciembre y votar de nuevo su proyecto para el Brexit, pero no consiguió la mayoría necesaria para ello. Sin embargo, paradójicamente, esta nueva derrota de Johnson le acerca cada vez más a su gran éxito: arrasar en las próximas elecciones del Reino Unido.

E. Lavilla

299 diputados, la mayoría conservadores, votaron a favor de la propuesta del gobierno, pero fueron insuficientes ante el requerimiento de dos tercios de la Cámara (434 votos) que se necesitan para convocar elecciones anticipadas: "Esta es la tercera vez que el Parlamento rechaza una oportunidad para ejecutar el Brexit. Debemos proceder a tener una elección", dijo Boris Johnson. Horas antes, en Bruselas, la Unión Europea decidía finalmente prorrogar tres meses más el Brexit (hasta el 31 de enero de 2020) para que a Londres le diera tiempo a celebrar unas elecciones que desbloquearan el entuerto político.

El Brexit, paralizado

La idea inicial del gobierno británico era convocar comicios anticipados el 12 de diciembre y, además, devolver el plan del Brexit al Parlamento para que este tuviera tiempo de examinarlo. Sin embargo, los pocos días ofrecidos por el gobierno (Johnson quería aprobar toda la legislación para el 6 de noviembre) así como el mero cálculo electoral de todas las fuerzas políticas (ir a elecciones con el Brexit solucionado sería un suicidio para la oposición) han provocado que la mayoría de la cámara se negara a apoyar su propuesta.

Nacho Alarcón. Bruselas

Pero este árbol no debe tapar el bosque. Johnson, que argumenta que la Cámara "no puede mantener rehén" al Reino Unido, busca ahora otras formas de conseguir sus ansiadas elecciones que le den la mayoría necesaria para cerrar este capítulo del Brexit. En su breve intervención, el primer ministro aseguró que su gobierno introduciría una votación "exprés" para insistir en la convocatoria de los comicios. A cambio, parece dispuesto a renunciar a cualquier votación sobre el Brexit en Wesminster, al menos hasta que el pueblo británico se decida en las urnas. Y, si es así, todo apunta a que podría conseguir el apoyo de la oposición.

Boris Johnson, en plena forma

Ante la parálisis legislativa, los Liberal Demócratas y los nacionalistas escoceses le han ofrecido a Johnson aprobar su plan y anular, por una sola vez, la Ley del Mandato Parlamentario Fijo (que permitiría forzar las elecciones con una mayoría simple). Como detalle, cabe constatar que esta vía tiene como objetivo convocar elecciones el 9 de diciembre y no el 12, ya que los universitarios, que pueden jugar un papel fundamental en los resultados, vuelven a sus casas por Navidad. El partido Laborista, por su parte, aún no ha mostrado su postura definitiva. Corbyn sugirió que podrían apoyar el plan, siempre y cuando las elecciones fueran antes del 12 de diciembre para "proteger los derechos de voto de todos nuestros ciudadanos".

Celia Maza. Londres

En caso de que finalmente se disolvieran las cámaras y Reino Unido tuviera que votar de nuevo, Boris Johnson llegaría en un gran estado de forma electoral. Pese a sus derrotas parlamentarias, todos los sondeos apuntan a que los conservadores obtendrían más del 40% de los votos, mientras que los laboristas de Jeremy Corbyn siguen estancados en torno al 24%. Al mismo tiempo, el primer ministro goza del doble de apoyo público que su rival socialista (39% vs. 16%).

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal