Encuentran a una mujer abrazada a su bebé en el fondo del Mediterráneo

Una patera con 35 inmigrantes a bordo se hundía el pasado 7 de octubre frente a las costas de Lampedusa. Trece de ellas murieron, mientras 22 conseguían sobrevivir tras ser rescatadas. Una semana después, la policía italiana ha conseguido llegar hasta los restos sumergidos de la embarcación y se ha encontrado con un panorama desolador.

La corriente había arrastrado los restos del naufragio casi 500 metros, pero un robot submarino de la Guardia Costera italiana ha conseguido encontrarlos. Sin embargo, tal y como publica La Reppublica, las imágenes son terribles: trece cuerpos sumergidos, entre ellos el de una madre y su hijo de apenas dos años, abrazados en el fondo del Mediterráneo.

El jefe de los buzos de la Guardia Costera, Rodolfo Reiteri, ha intentado explicar sus sensaciones ante la tragedia: “A mis 52 años y con una niña de dos años, ver ese pequeño cuerpo en el fondo al lado de la que probablemente fuera su madre ha sido como un puñal en el estómago. El hecho de que hayan permanecido así de juntos y la posición de los brazos de la chica nos hacen pensar que lo abrazó hasta el último momento”.

La imagen más dura

El equipo que dirige Reiteri se afana ahora por devolver los cuerpos a la superficie, aunque no es sencillo al encontrarse a más de 60 metros de profundidad y en medio de condiciones climatológicas adversas. Sin embargo, no desesperan y esperan completar su misión a lo largo de esta semana “para dar dignidad a todas esas personas”.

Los restos de la embarcación fueron arrastrados más de 500 metros por la corriente (EFE)Los restos de la embarcación fueron arrastrados más de 500 metros por la corriente (EFE)Los restos de la embarcación fueron arrastrados más de 500 metros por la corriente (EFE)

La imagen la ha compartido en su cuenta de Twitter la ONG española Open Arms. En el mensaje señalan que “golpea la imagen, pero más duele saber que las decenas de vidas que junto a esta persona se hundieron en el fondo, podrían seguir vivas. Buscaban una Europa en paz y les atrapó el fondo del mar. Malditos sean los verdugos. Ojalá no les deje dormir”.

Según las cifras que maneja la Organización Internacional para la Migración, con estas muertes ya son casi mil personas las que han fallecido este año en el Mediterráneo tratando de llegar a las costas europeas. Una tragedia que no tiene visos de frenarse en un futuro próximo, pero para la que las autoridades del Viejo Continente aún no han encontrado una respuesta.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal