El oráculo helvético ha hablado: los verdes van a decidir tu futuro (y el de Europa)

"Es histórico, es un avance increíble que vemos pocas veces en Suiza", decía el politólogo Lukas Golder a la televisión nacional nada más conocerse los resultados de las elecciones federales. Los partidos ecologistas suben casi un 10% y mejoran sus expectativas después de haber conseguido monopolizar el debate en torno al clima. El partido más votado ha vuelto a ser la derecha radical de la Unión Democrática de Centro, que pierde casi cuatro puntos porcentuales y se queda en el 25,6%.

Cuando se les pregunta a los políticos suizos por su complejo sistema político, casi todos acaban llegando a la misma conclusión: en Suiza es imposible hacer la revolución. En este pequeño país de menos de nueve millones de habitantes, cualquier cambio requerirá de amplio consenso y mucho tiempo para que la sociedad, de tendencias conservadoras, lo asuma. Por eso, un avance del 6,1% de los Verdes (han logrado el 13%) y el 3,2% de los Verdes Liberales (7,6%) se considera como un gran cambio: es la prueba definitiva de que en los modernos cafés de Zúrich ya no se habla de inmigración, sino de cambio climático.

Carlos Barragán. Ginebra

La campaña electoral y el posterior éxito ecologista muestra, a su vez, el camino a seguir para el resto de los grupos verdes europeos. "Hemos conseguido que todo el mundo hable del clima", explicaba a este diario Alfonso Gómez, candidato de los Verdes. No es la primera vez que Suiza es ejemplo de los próximos acontecimientos que se van a desarrollar en Europa, como muestra el caso del polémico Christoph Blocher, padre del populismo europeo durante los años noventa y calificado por Steve Bannon como "Trump antes de Trump".

¿Cambio en la fórmula mágica?

El resultado electoral muestra un ligero cambio del país hacia la izquierda, aunque aún está por ver si esto tendrá consecuencias en el Ejecutivo. El próximo 11 de diciembre, tanto el Consejo Nacional como el Consejo de Estados (el Congreso y el Senado con mismos poderes) se reunirán para elegir al Consejo Federal, un gobierno formado por siete 'ministros' de los cuatro grandes partidos, que apenas ha cambiado en los últimos sesenta años.

Regula Rytz, líder de los Verdes, ya advirtió que iban a luchar por uno de los siete asientos del gobierno, rompiendo el consenso en la política suiza (conocida como "fórmula mágica") que, hasta ahora, tanta estabilidad ha dado al país.

Rubén Rodríguez

Los Verdes han obtenido el récord de asientos ganados en el Consejo Nacional (una subida de 16), rompiendo el récord del partido de derecha radical, que consiguió 15 escaños en 1999. Los grupos ecologistas se podrían convertir en el segundo grupo más grande del Parlamento con 42 asientos, en parte también por el lento declive de los socialistas. Sin embargo, no está claro que Verdes y Liberales se puedan poner de acuerdo en aspectos económicos.

Las mujeres reclaman igualdad

Otro gran impulso ha sido el femenino. En 2015, apenas 63 diputadas (un 32%) fueron elegidas para el Parlamento. Cuatro años después, 85 de los 200 escaños (42,5%) del Consejo Nacional serán para mujeres. Esta subida responde a una de las principales demandas de la población suiza que en los últimos meses se había manifestado de forma masiva para pedir igualdad de género. En España, el porcentaje de mujeres en la Cámara Alta es del 47,4%, mientras que en el Parlamento Europeo roza el 40% y en Westminster apenas llega al 32%.

Miguel Á. Gayo Macías. Cracovia

La participación, por el contrario, sigue hundiéndose. En 2019, apenas el 46,1% de los suizos en edad de ir a votar han ejercido su derecho, 2,4 puntos porcentuales menos que en 2015. Suiza es un país acostumbrado a votar cuatro referéndums al año en cuestiones específicas, por lo que las elecciones generan menos interés.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal