El intento de asesinato más loco de todos los tiempos: cinco sicarios y una foto falsa

Tan Youhui dominaba el mercado textil de la región china de Guangxi, hasta que le salió un competidor cuyos productos comenzaron a ser más reclamados que los suyos. Su incapacidad para hacer frente a la amenaza empresarial ante la que se había encontrado le llevó a idear un macabro plan: contratar a un sicario que acabara con la vida de su competidor, identificado solo como Wei, y, así, volver a reclamar su trono. Pero este solo era el comienzo de una rocambolesca historia.

Tan decidió contratar a un asesino a sueldo, llamado Xi Guangan, al que pagó la nada desdeñable cantidad de 250.000 euros, por acabar con la vida de su competidor, además de confirmarle un bono de otros 125.000 euros cuando hubiera completado el trabajo. Xi aceptó la oferta y se le ocurrió una 'brillante' idea: encargar el asesinato a otra persona, Mo Tianxiang, a la que la pagaría 'solo' 125.000 euros por llevar a cabo el asesinato del empresario.

El Confidencial

Parecía una gran idea... si no fuera porque a Mo se le ocurrió hacer lo mismo, pero rebajando mucho más la oferta. Tras contactar con Yang Kangsheng, le ofreció 35.000 euros por completar el asesinato, algo que aceptó sin problemas. Pero la cadena de subcontrataciones solo acababa de empezar: este hombre contactó con otro sicario, llamado Yang Guangsheng, para ofrecerle 25.000 euros por acabar con Wei. Tras aceptar, otro asesino aparecería en escena.

Y es que este hombre iba a ofrecer 13.000 euros a Ling Xiansi para matar al empresario, en una clara concatenación de acuerdos económicos a la baja para acabar con la vida de este empresario. Ling, el último asesino a sueldo, iba a recibir solo un 5% del montante económico inicial que se puso sobre la mesa, aunque lo desconocía por completo. Fue entonces cuando decidió llevar a cabo su plan... pero algo le hizo cambiar su forma de pensar en el último momento.

Haciéndose pasar por un proveedor, Ling quedó con Wei en una cafetería, donde presuntamente se iba a cometer el asesinato, pero Ling cambió de idea. Así, en vez de acabar con su vida a sangre fría, decidió contarle al empresario que alguien había puesto precio a su cabeza y que la única manera de salir hacia adelante sin matarle era fingir su muerte. Entendiendo que era difícil encontrar una salida diferente, el empresario decidió aceptar el trato que le ofrecía el sicario.

Los jueces encargados de dictar la sentencia. (Tribunal Intermedio de Nanning)Los jueces encargados de dictar la sentencia. (Tribunal Intermedio de Nanning)Los jueces encargados de dictar la sentencia. (Tribunal Intermedio de Nanning)

Así, Wei posó amordazado y atado en el suelo, como su hubiera sido ejecutado a manos de Ling, quien fotografió el 'cadáver' para confirmar la ejecución. La imagen fue pasando de sicario en sicario hasta llegar a Tan Youhui, el 'contratante' inicial, con lo que el caso se daría por cerrado... de no ser porque, tras acabar la 'sesión de fotos', Wei acudiría a la policía para denunciar lo ocurrido. Solo unas semanas más tarde, los cinco sicarios y su empresario rival eran detenidos.

Tres años después, el caso por fin ha tenido solución: el Tribunal Intermedio de Nanning condenó a Tan Youhui a cinco años de prisión: Xi Guangan, a tres años y seis meses; Yang Kangsheng y Yang Guangsheng, a tres años y tres meses; Mo Tianxiang, a tres años; y Ling Xians, a dos años y siete meses. Una cadena de cinco sicarios para acabar con la vida de un empresario que, al final, fingió su muerte para salvar la vida gracias a una serie de subcontratas que no salieron bien.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal