El Gobierno berlinés presenta su proyecto para congelar el alquiler y fijar precios

El gobierno regional de la ciudad-estado de Berlín presentó hoy su controvertido proyecto de ley para congelar los alquileres durante cinco años y establecer, además, un tope del precio de la vivienda de alquiler de 9,80 euros por metro cuadrado para inmuebles construidos antes de 2014.El alcalde-gobernador de Berlín, el socialdemócrata Michael Müller, calificó el proyecto de ley, que debe pasar todavía por todos los organismos implicados y por el Parlamento regional, de un "paso hacia adelante bueno, adecuado e importante" para los inquilinos berlineses, que se beneficiarán ahora de un "respiro" de cinco años.En una rueda de prensa, afirmó que el gobierno regional tiene la intención de aprovechar este "respiro" para impulsar la nueva construcción ante la escasez de vivienda a precios asequibles. Se trata de un proyecto de ley "equilibrado" que se enmarca en la política que practica desde hace años el ejecutivo berlinés de "construir, comprar, establecer un tope", aseguró.

Efe

El tope máximo del precio por metro cuadrado que establece el proyecto de ley, que Müller aspira ver aprobado a principios de 2020 y que se aplicará con carácter retroactivo a partir del 19 de junio de 2019, dependerá de aspectos como el año de construcción y la zona en la que se ubica la vivienda.

Berlín no quiere ser París o Londres

Este tope podrá rebasarse en un euro por metro cuadrado si se considera que la vivienda presenta un "equipamiento moderno", es decir, si presenta al menos tres de las siguientes cinco características: cocina equipada, baño de alta calidad, suelo de alta calidad, ascensor o consumo energético reducido. Además, los contratos existentes podrán revisarse y si superan en un 20% el tope establecido el inquilino tendrá derecho a exigir una rebaja del alquiler.La vicealcaldesa de Berlín y responsable de Economía, Energía y Empresas, la verde Ramona Pop, afirmó que la nueva ley supondrá un "respiro" ante el "aumento especulativo de los alquileres" y representa una "oportunidad" para que la capital alemana no se convierta en un nuevo Londres o París, dijo, donde los ciudadanos son expulsados al extrarradio.Subrayó que la escasez de vivienda "amenaza la cohesión social" y reconoció que el proyecto de ley representa una "injerencia en un mercado" y en consecuencia, entrar en un "terreno desconocido a nivel jurídico".

Alfredo Pascual

Berlín fue tradicionalmente una ciudad de alquileres bajos, en relación con el resto del país, pero desde que recuperó su estatus de capital alemana, tras la reunificación del país en 1990, empezaron a subir los precios a niveles semejantes a otros grandes núcleos urbanos.

En los últimos años esta evolución se disparó, tanto en la vivienda de alquiler como de propiedad, y se estima ahora que de 2011 a 2016 los precios subieron un 40%, para acelerarse aún más en los dos últimos años, con un encarecimiento anual del 20%.

No hay comentarios

Publicar un comentario

Página principal